Wolfgang Münchau: El voto de los indecisos, decisivo en los comicios alemanes

0
5
662633

ALEMANIA ELECCIONES

Berlín, 14 sep (EFE).- Los sondeos electorales en Alemania, que dan al socialdemócrata Olaf Scholz como favorito para suceder a Angela Merkel, cambian desde hace meses su pronóstico de ganador en unos comicios del 26 de septiembre en los que, como quizás casi nunca, los indecisos serán decisivos.

En primavera parecía que Los Verdes no hallarían obstáculos para el “sorpasso”; posteriormente los cristianodemócratas de la CDU de Merkel aprovecharon errores de los primeros y se colocaron en cabeza; el SPD de Scholz protagoniza una última remontada pero los sondeos quizás no revelen toda la realidad.

“Hemos tenido un traslado de votantes sin precedentes entre los tres partidos”, advierte a Efe Wolfgang Münchau, periodista y analista económico, cofundador de la edición alemana del “Financial Times”.

“Uno no se puede fiar, es difícil situarles en un sondeo porque estos son rápidos, telefónicos o por internet”, añade Münchau (1961), quien alude a que los veinte puntos que ha perdido en un año la CDU/CSU del candidato conservador Armin Laschet es el porcentaje en el que habitualmente se sitúa el bloque de indecisos.

“Pero la realidad es que es diferente en Alemania porque la gente tiene dos votos (…) ¿Qué significa que uno apoye a un partido?, en realidad uno puede apoyar a dos. Hay que tener mucho cuidado al interpretar sondeos y sacar conclusiones”, advierte Münchau, que dirige el laboratorio de ideas “Eurointelligence”.

Se refiere Münchau a la peculiaridad del sistema alemán porque permite el voto directo y a un partido, lo que puede tener como consecuencia que un mismo votante manifieste en la práctica su respaldo a dos formaciones políticas diferentes.

Las encuestas de intención de voto más recientes colocan al Partido Socialdemócrata (SPD) de Scholz con entre un 25 y 26 %, superando a los conservadores de la Unión Cristianodemócrata y la Unión Socialcristiana (CDU-CSU), que lograrían entre el 21 y el 22 % y, a los Verdes, que se quedarían entre el 16 y el 17 %.

El Partido Liberal (FDP) obtendría entre el 11 y el 12 %, la ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD) alcanzaría porcentajes similares y La Izquierda se quedaría con entre el 6 y el 7 %.

SCHOLZ EN CABEZA, BASTANTE “PROBABLE”

“El hecho de que el SPD esté cinco puntos por delante de la CDU significa no necesariamente que el SPD esté liderando por unos cinco puntos”, matiza Münchau, quien prefiere decir que es “bastante probable” que Scholz le aventaje a Laschet en torno a ese dígito.

Pero concede que las cosas pintan bien para el socialdemócrata por una razón de perfil de votante: el SPD es un partido de electores de más edad, que suelen votar más por correo y en esta campaña electoral se están registrando altos niveles de voto anticipado por esa vía.

Münchau: “los que han votado ya no van a cambiar su voto” y “su asistencia a las urnas suele ser alta”; frente a ello opina que los votantes más jóvenes no tienden a recurrir al voto por correo y que en ese segmento de población pescan más los liberales del FDP y Los Verdes.

“Si pueden movilizar a los votantes jóvenes su cuota de participación debería ser mayor”, avisa Münchau sobre un cierto voto sin detectar que quizás todavía no reflejen los sondeos sobre los que surfea el socialdemócrata Scholz desde hace ya algunas semanas.

Los escándalos financieros conocidos en los últimos meses en el entorno del ministro de Finanzas de la coalición que dirige Merkel no parecen haber hecho mella en Scholz, pero Münchau estima que la resistencia a que se forme una coalición de izquierdas puede perjudicarle.

“Se trata de saber si Scholz se aliará con La Izquierda en lo que se ha dado en llamar la coalición rojo-rojo”, agrega en alusión a la posible alianza con el SPD y que podría tener a Los Verdes como tercer componente, pero considera que la personalidad del candidato socialdemócrata despierta más simpatías que un acuerdo a tres bandas entre esas formaciones.

“Para mí lo interesante no es si va a ser (el futuro canciller) Olaf Scholz o Armin Laschet. No creo que ninguno de ellos sea un candidato muy fuerte, no están en la liga de Angela Merkel o de Helmut Kohl”, valora sobre la talla política de cualquiera de los dos.

La clave, ya a menos de dos semanas de los comicios, es qué constelación se podrá diseñar en torno a cualquiera de los dos: “¿Será una coalición de la izquierda dura o una coalición del centro-derecha? Ambas opciones son todavía posibles”.

Javier Alonso