Por Walter Gómez  | [email protected]

Durham, NC.- “El juez ha negado mi caso. No lo esperaba porque el jueves 4 de enero tenía una audiencia en la Corte de Inmigración”, expresó Wildin David Guillén Acosta el viernes pasado en conferencia de prensa al referirse a la orden de deportación que el juez de inmigración V. Stuart Couch le comunicó a través de su abogada.

“La apelación se vence el 11 de enero y el plan es una apelación bajo trámite”, explicó Viridiana Martínez, de Alerta Migratoria NC, organización que ha escudado la defensa del joven centroamericano que llegó al país en 2014.

En la gélida mañana del pasado viernes, Ángela Campos esposa de Wildin, compartió su temor por la situación que vive su esposo./ Foto por Walter Gómez.

Martínez indicó que se le pidió al magistrado más tiempo basado en la petición  solicitada por la esposa de Wildin, la cual está en trámite y mientras esto continua “que los procedimientos de la corte sigan”.

MIEDO A QUE LO MATEN

El joven, de 21 años, originario de Olancho, Honduras, llegó en 2014 a Estados Unidos tras huir de su país debido a la violencia y las amenazas de muerte por parte de las pandillas.

“Mi temor de regresar a Honduras es que me maten. La noticia de mi orden de deportación va a llegar hasta Honduras y eso me pone en peligro”, afirmó Wildin. “

Ángela Campos, quien se casó con Wildin el 8 de noviembre pasado y presentó  una  petición familiar en nombre de su esposo, comentó sus vivencias ante esta situación.

“Da miedo. No puedes relajarte sabiendo que en cualquier momento pueden decir que debe ser deportado. Solo espero que todo salga bien”.

En enero del 2016, Guillén Acosta fue arrestado por agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) cuando salía de su casa para ir a la escuela y trasladado al Centro de Detención Stewart, Georgia, antes de ser liberado con una fianza de $ 10.000 en agosto del mismo año.

Leave a Reply