Wendy Mateo Pascual se toma un receso

0
148

Por Judith Barriga | [email protected]

Charlotte, NC.-  Nacida en Santo Domingo, República Dominicana, Wendy Mateo Pascual llegó a la Ciudad de Charlotte en 2004 acompañada de su esposo Eliseo Pascual y su primogénito. Con una maestría en Desarrollo Comunitario y una extensa carrera en la lucha por los derechos humanos en su país natal, Mateo esperaba dar un cambio a su vida con la llegada a este país.

“Nunca pensé venir a los Estados Unidos. En República Dominicana tenía un trabajo que me llevó a viajar por muchas partes del mundo y llegar a representar a mi país en la Conferencia Mundial en Contra del Racismo y la Xenofobia, pero con mi segundo embarazo, las cosas cambiaron, Dios sabe cómo acomoda las cosas”, recuerda con una sonrisa la líder que se ha ganado un espacio importante en la comunidad charloteana.

Acostumbrada al intenso trabajo de activismo, en menos de dos semanas de vivir en la Ciudad Reina, Mateo Pascual estaba registrada como voluntaria en LAWA, entonces conocida como La Asociación de Mujeres Latinoamericanas, Mi Casa su Casa y La Coalición Latinoamericana, además de servir y congregarse en la Iglesia Camino, sin imaginar que esto sería el comienzo de una nueva carrera.

“La iniciativa del Centro Comunitario Camino ya existía cuando llegamos a la iglesia, pero hacía falta una pieza, cuando el pastor Rusty Price tuvo conocimiento de nuestros antecedentes sin pensarlo dos veces nos ofreció el proyecto”, relató Mateo.

A la par de su esposo, arrancó el proyecto de la Clínica de Salud Bethesda, con la visión de algún día convertirla en un centro integral de salud y bienestar.   Al pasar del tiempo, con Mateo tomando más y más responsabilidad del proyecto altruista, asumió la posición de directora de la clínica, para luego tomar el cargo de directora ejecutiva de lo que hoy se conoce  como el Centro Comunitario Camino.

De clínica de salud a centro comunitario

“Nosotros desde el principio sonamos como un centro comunitario, pero fue en 2010 que varios proyectos de manera independiente empezaron a surgir, la tienda de ropa, el pantry y el trabajo para los homeless”,  cuenta Mateo Pascual.

En 2013, después de analizar los logros y servicios de cada uno de los proyectos, la líder  vio por primera vez la posibilidad de construir un centro integral como siempre lo había soñado. Con el respaldo del pastor Rusty, tomó las riendas del Centro Comunitario Camino, con la misión de integrar los programas existentes y darle vida al primer centro integral al servicio de la comunidad latina en Charlotte.

“Es un logro personal de alguna forma. Al generar el concepto de un servicio integral, al trabajar con la gente, podemos ayudar a transformar sus vidas y ese es mi deseo, el de  transformar personas”,  expresó con humildad e ilusión la exitosa visionaria.

Líder única

Con una fuerte personalidad y con los pies bien puestos en la tierra, Wendy Mateo Pascual es ejemplo entre los líderes comunitarios de la ciudad de Charlotte.

Como ella misma lo dice,  sus logros no los mide con la influencia política que pudiese tener, sino con el éxito de sus proyectos e iniciativas, entre los que incluye con orgullo el crecimiento de la pequeña Feria de Salud que durante su primer año entregó solo 100 mochilas y que hoy en día beneficia a más de  1.200 estudiantes y sus familias, ofreciendo un saludable regreso a clases.

Sus logros suman la colaboración del Centro Comunitario Camino con organizaciones y compañías como BlueCross BlueShield, Compare Foods, StoneBridge Church, University City Partners y la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte, con quien iniciara el proyecto de salud mental y terapia de juego en español en la Clínica Bethesda.

En la vitrina de trofeos y diplomas para Mateo el que más peso lleva, es el ‘Global Leader Award’ reconocimiento que recibió de manos de la alcaldesa Jennifer Roberts en abril de 2017, con el cual el Gabinete Internacional de Charlotte reconoció su espíritu de servicio y fuerte liderazgo hacia la comunidad internacional de la ciudad.

Una nueva etapa

Satisfecha por el trabajo que ha llevado a cabo en los últimos catorce años como la cabeza del Centro Comunitario Camino, Mateo Pascual ha anunciado públicamente que tomará un receso, renunciado a la directiva de la institución.

“Esta es una decisión de fe, no espero que todos lo entiendan, pero es algo que necesito y que sé que el Centro también lo necesita”,  dijo a HOLA News.

La renuncia, presentada  a principios de 2017, promete que después de un año, reevaluará su decisión para quizás incorporarse a sus actividades a favor de la comunidad, sin embargo, siendo una mujer de fe, confiesa que el rumbo que tome su vida y carrera “está en manos de Dios”.

“Necesito tiempo para redefinir cosas, pensamientos, para recargar energía y volver con más fuerza, renovada, ya sea para seguir dando a Camino o  adonde sea que el Señor me lleve. Una cosa sí sé, y es que seguiré sirviendo porque nací para servir”, concluyó esta ejemplar dominicana que sin duda dejará un vacío enorme en la comunidad.

No con un adiós si no con un hasta luego, seguramente volveremos a ver a Wendy Mateo, sirviendo a la comunidad y,  por qué no,  quizá como tanto ella misma ha promovido en sus últimos talleres de liderazgo, siendo una de las primeras latinas dentro de la política en las Carolinas.

Leave a Reply