Wall Street vive peor lunes negro desde 1987 y tercer peor día de su historia

0
22
210339

CORONAVIRUS WALL STREET

Nueva York, 16 mar (EFE News).- Wall Street volvió a hundirse hoy y sufrió su peor “lunes negro” desde 1987 con pérdidas de su principal indicador, el Dow Jones de Industriales, del 12,93 % y casi 3.000 puntos, en lo que ha sido el peor tercer día de la historia de la Bolsa de Nueva York pese a los estímulos de la Reserva Federal con su bajada de tipos de interés.

La Bolsa de Nueva York protagonizó hoy su tercer “circuit breaker” -cierre del circuito- en una semana, algo inédito y que demuestra la preocupación de los inversores.

Existe un sistema de cierre automático que se aplica en el parqué neoyorquino tanto a valores individuales como a índices de mercado. En el índice S&P 500 sucede si cae un 7 % por debajo de su cierre anterior, y esto se conoce como una disminución de Nivel 1. Una disminución del Nivel 2 se refiere a una caída del 13 %, mientras que una disminución del Nivel 3 se refiere a una caída del 20%.

Los cierres automáticos de nivel 1 o 2 detienen el comercio en todos los intercambios durante 15 minutos, excepto si ocurre 35 minutos antes de la clausura definitiva. Los cierres de nivel 3 detienen el comercio por el resto del día de negociación.

El selectivo S&P 500, que los inversores consideran el medidor real del mercado, finalmente retrocedió este lunes un 11,98 % % 324,89 puntos, hasta unos 2.386,13 enteros, y el índice compuesto del mercado Nasdaq, que reúne importantes empresas tecnológicas, retrocedió un 12,32 % o 970,28 puntos, hasta situarse por debajo de los 7.000 enteros, concretamente en 6.904,59.

El parqué neoyorquino, que ha vuelto a vivir su peor día desde el lunes negro de 1987, mira con preocupación los últimos acontecimientos en relación a la crisis del COVID-19, que ha provocado enormes pérdidas económicas y mucha incertidumbre por los efectos de las restricciones en el desplazamiento y de las medidas que se empiezan a adoptar en un buen número estados.

Entre ellas, el cierre de negocios y colegios o la cancelación de eventos con más de 50 personas.

Los inversores también han reaccionado negativamente a los comentarios del presidente Donald Trump, quien en declaraciones a los periodistas durante una conferencia en la Casa Blanca para dar cuenta de la crisis aseguró que podría prolongarse “hasta julio o agosto” y que Estados Unidos “podría” estar dirigiéndose hacia una recesión.

Los casos en Estados Unidos, que ha demostrado problemas de capacidad para realizar los test de detección del patógeno, ascienden a 3.774, con 69 muertos, según datos del Instituto John Hopkins.

Asimismo, el desplome de Wall Street en la jornada del lunes llega a pesar de los estímulos de la Reserva Federal (Fed), que ha dejado sus tipos de interés en prácticamente cero, y después de que el banco central haya decidido inyectar 700.000 millones en la economía estadounidense.

Además, el precio del petróleo intermedio de Texas (WIT) cerró este lunes con una caída del 9,5 %, con el barril por debajo de los 29 dólares, debido a la propagación de la pandemia del coronavirus por todo el mundo, lo que paraliza la actividad y así también la demanda de crudo.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros de WTI para entrega en abril restaron 3,03 dólares respecto a la sesión previa del viernes, dejando el barril exactamente en 28,70 dólares.

Los precios del petróleo de Texas cayeron cerca 10 % el lunes debido a que la aceleración en los casos de coronavirus en todo el mundo, que está paralizando los viajes y los negocios, reduce aún más la demanda mundial de crudo. Y la semana pasada el WIT ya cayó un 22 % en su peor semana desde la recesión del 2008.

“El despliegue de la caída de la demanda es como nunca nadie haya presenciado”, dijo el analista de Simmons Energy Pearce Hammond en una nota a los clientes citada por la CNBC.

Los analistas alertan de que los precios del petróleo están reaccionado de manera extremadamente negativa a la situación y que todavía no se ha llegado al fondo de la caída del precio del crudo.