Wall Street acumula pérdidas semanales tras la reunión de la Reserva Federal

0
43
457222

BOLSA WALL STREET

Nueva York, 19 mar (EFE).- Wall Street cerró con ligeras pérdidas semanales tras la decisión de la Reserva Federal de mantener su política monetaria acomodaticia, mientras prosiguió la venta de deuda pública y de valores beneficiados por la pandemia, sobre todo tecnológicos, por las expectativas de recuperación.

El principal indicador, el Dow Jones de Industriales, que el miércoles superó por primera vez el nivel de los 33.000 puntos, se alejó ligeramente del territorio récord y terminó la semana con un recorte acumulado del 0,5 %; mientras que el selectivo S&P 500 y el índice Nasdaq bajaron un 0,8 % en las últimas cinco jornadas.

En las principales plazas europeas ha habido resultados dispares, con pérdidas acumuladas para Madrid (-1,75 %), París (-0,80 %) y Londres (-0,78 %), y ganancias leves para Fráncfort (0,82 %), Milán (0,36 %) y el índice Eurostoxx50 (0,10 %).

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha sido la protagonista de la semana y las decisiones de su Comité Federal del Mercado Abierto, divulgadas este miércoles, han provocado olas en los mercados más allá del nacional.

La Fed decidió mantener las tasas de interés cerca de cero hasta 2023, elevar la previsión de crecimiento del PIB al 6,5 % y continuar un programa que implica la compra mensual de bonos de deuda por valor de al menos 120.000 millones de dólares.

Wall Street ha evaluado el compromiso de la Fed de mantener su política acomodaticia con el foco puesto en el pleno empleo incluso si eso supone que la inflación supere la meta del 2 % de manera transitoria, lo que ha generado movimientos en el mercado de deuda.

“A diferencia de ciclos pasados, cuando empezó a subir los tipos de interés en anticipación de una mayor inflación, la Fed ahora ve mayores beneficios potenciales para la economía si espera a ver realmente la inflación llegando sosteniblemente a su meta”, opinó la analista Tiffany Wilding, de Pimco.

El rendimiento del bono del Tesoro estadounidense a 10 años, de referencia, alcanzó el jueves su mayor pico en 14 meses al situarse por encima el 1,7 %, lo que supone indicador de la confianza en la recuperación económica pero también del temor por la inflación.

Con cada vaivén en el creciente interés del bono, que comenzó el año en el 1 %, se han producido fuertes compraventas en el sector tecnológico, afectado por una rotación de valores en la que los inversores están apostando por firmas que potencialmente prosperarán con la reapertura.

Por otra parte, los cheques de estímulo de 1.400 dólares del tercer rescate fiscal en EE.UU. han contribuido en la última semana a un flujo récord de 56.760 millones de dólares hacia mutuas de inversión y fondos cotizados (ETF), según investigadores de Bank of America.

Pese a todo, los inversores siguen cautos antes las dificultades que está entrañando la campaña de vacunación contra la covid-19, la vuelta de medidas de confinamiento en Europa y la posibilidad de que la salida de la pandemia no sea tan sencilla como parecía en un primer momento mientras emergen nuevas variantes.

En el mercado de petróleo se han registrado precisamente las mayores caídas semanales desde el pasado octubre debido a esa reimposición de las restricciones en algunos países europeos y la fragilidad de la demanda en EE.UU. y China.

Rompiendo con una buena racha que se alargaba desde noviembre por las buenas perspectivas económicas, y que les ha llevado a revalorizarse más del 60 %, el barril de Brent ha perdido casi un 6,5 % esta semana, hasta 62,32 dólares, y el de Texas un 6 %, hasta 61,42 dólares.