Vietnam se moviliza con donaciones al Gobierno para conseguir más vacunas

0
7
552741

CORONAVIRUS VIETNAM

Ho Chi Minh (Vietnam), 9 jun (EFE).- Vietnam, que vive su peor rebrote de covid-19 desde el inicio de la pandemia, se ha movilizado para subsanar su retraso en la campaña de vacunación con la creación de un fondo gubernamental que en sus dos primeras semanas ha recaudado más de 180 millones de dólares en donaciones voluntarias de ciudadanos y de empresas.

“Siguiendo las instrucciones del primer ministro, el Ministerio de Información y Comunicaciones pide a las personas que participen en el ‘Fondo de vacunas Covid-19’ para las actividades de compra, importación, investigación y producción de vacunas contra la covid-19”, reza el mensaje recibido en el móvil por la población vietnamita en los últimos días, seguido de un número de cuenta en el que se puede depositar la donación.

“He donado 200.000 dong (8,70 dólares o 7,20 euros) con la esperanza de ayudar a que el Gobierno mantenga su promesa de dar la vacuna gratuita para todos los vietnamitas. Mis padres se han organizado con un grupo para donar”, dice Ngoc, una mujer de 36 años residente en Ho Chi Minh (antigua Saigón).

Su marido, desconfiado con la forma en que el Gobierno de Hanói pueda gastar el dinero, se ha abstenido, pero ella prefiere no pensar en que su donativo pueda acabar sirviendo a fines menos nobles porque “no hay manera de saber cómo gastan el dinero”.

En la misma sintonía se muestra Chau, una intérprete de español de 39 años que ha donado 2 millones de dong (71,60 euros u 87,20 dólares) y lo compara a entregar dinero a una persona que necesita ayuda.

“Si lo usa para otra cosa, no podemos hacer nada. Lo importante es que nosotros intentemos ayudar”, argumenta.

Entre donaciones modestas de ciudadanos particulares como Ngoc y Chau y las contribuciones millonarias publicitadas por algunas grandes empresas, se han alcanzado 181 millones de dólares aportados por 231.000 personas y organizaciones, todavía lejos del objetivo de 1.100 millones de dólares para obtener 150 millones de dosis de las vacunas.

Esa cantidad permitiría vacunar al 70 % de los 96 millones de vietnamitas, pero hasta el momento el presupuesto para adquisición de vacunas es de 630 millones de dólares, en un momento de emergencia por el rebrote y las dificultades económicas.

“Además del presupuesto, es necesario movilizar más recursos con contribuciones voluntarias de organizaciones domésticas y extranjeras y de individuos que se unan al Estado”, afirmó la semana pasada a los medios el director de Presupuesto del Ministerio de Finanzas, Vo Thanh Hung.

UNA “TRADICIÓN” VIETNAMITA

Las donaciones voluntarias en momentos de emergencia, como desastres naturales, son habituales en Vietnam, pero no suelen ir directamente al Gobierno sino a órganos dependientes del Partido Comunista, como el Frente de la Patria.

Los niños aprenden en el colegio cómo el héroe nacional Ho Chi Minh escribió una carta a la población en 1945 para pedir donaciones que permitieran a Vietnam proclamar con éxito su independencia de los colonizadores franceses e inauguró una “tradición” de movilización de la población en situaciones de emergencia.

En esta ocasión, las autoridades han animado a participar con llamamientos de los gobernantes, mensajes de SMS a toda la población y recomendaciones de los líderes vecinales o de los responsables en centros de trabajo gubernamentales.

En la lista publicada por el Ministerio de Finanzas de donantes que han contribuido con al menos 5 millones de dong (218 dólares o 179 euros) aparecen grandes empresas vietnamitas como el consorcio Vingroup -la mayor empresa del país-, pero también algunas foráneas que operan en Vietnam, como la surcoreana Samsung o la japonesa Toyota.

Algunas aportaciones han sido destacadas en los medios, como la del Vietnam International Bank, que ha contribuido con 20.000 millones de dong (870.000 dólares o 715.000 euros).

LENTA CAMPAÑA DE VACUNACIÓN

Vietnam consiguió una milagrosa y alabada contención de la pandemia, pero ese éxito no ha sido replicado en la campaña de vacunación, con poco más de un 1 % de la población inoculada, en un momento en que la enfermedad rebrota con más fuerza que nunca.

Desde que se desencadenó la cuarta oleada, el pasado 27 de abril, Vietnam ha registrado 6.045 contagios comunitarios sobre un total de 9.222 desde el inicio de la pandemia, que ha causado 55 muertes en total.

Hasta la fecha, el país ha recibido 2,9 millones de dosis de AstraZeneca, de las que ha administrado algo más de un millón, pero el Gobierno ha anunciado que se ha asegurado el suministro de 120 millones de dosis.

El régimen comunista de Hanói se ha asegurado 30 millones de dosis de la compañía anglosueca y 20 millones de la rusa Sputnik V, mientras espera recibir 38,9 millones del programa COVAX de reparto de dosis para países en desarrollo y negocia con Moderna y Pfizer.

Muchas de las esperanzas del país están puestas en una de las vacunas de producción propia, producida por la empresa Nanogen, que acaba de entrar en su tercera fase de pruebas y que, si todo marcha según lo previsto, se empezará a producir en masa a partir de septiembre.

Eric San Juan

552741552741