Vetusta Morla celebra la vida y la música con un potente directo en Zaragoza

0
2
697286

VETUSTA MORLA

Zaragoza, 14 oct (EFE).- Vetusta Morla se ha presentado este jueves en Zaragoza para celebrar la vida y la música; así lo ha dicho su cantante, Juan Pedro Martín ‘Pucho’, y así lo ha demostrado la banda con hechos, con un potentísimo directo que han disfrutado las cerca de 3.000 personas que han acudido al pabellón Príncipe Felipe, cuando ya la capital aragonesa enfila el último fin de semana de unas extrañas fiestas del Pilar.

Con este concierto por fin se presentaba la banda en la capital aragonesa, después de la cancelación en septiembre del malogrado festival Vive Latino, y lo hacía en un entorno ya habitual, con sus sillas y su distancia de seguridad; aunque de poco han servido estas restricciones en los momentos más intensos de la noche, cuando el público se ha levantado para cantar y bailar los temas de mayor calado del grupo madrileño.

El directo ha empezado un cuarto de hora después de lo programado y con la contundencia de ‘Los días raros’, que ha llegado con una rica propuesta visual que contaba con proyecciones y un fondo de escenario que simulaba una suerte de sala de operaciones futurista con paneles led.

Este éxito del LP Mapas para abrir boca ha enlazado rápidamente con ‘Lo que se te hace grande’, tema que ha aprovechado el grupo para continuar con un inicio de concierto fluido, casi trepidante.

Un buen sonido, una ejecución sólida de las canciones y la hiperactividad en las tablas y voz grandilocuente de ‘Pucho’ han hecho entrar en calor a los asistentes, que ya han podido empezar a intuir por dónde se iba a encaminar el espectáculo.

‘Palmeras en La Mancha’ y ‘Golpe maestro’ han seguido con esta dinámica, que ha llegado a su momento más alto con la última de estas dos canciones y los asistentes acompañando con palmas.

Este inicio fulgurante ha dado paso a las primeras palabras del cantante a su público, con las que se ha referido al extraño presente marcado por el virus y con las que, además, ha dejado claras las intenciones de esta gira, “celebrar la vida y la música”, en un alegato también por todos los trabajadores de la industria que han sufrido con dureza las consecuencias de la pandemia.

Con este pequeño discurso, el grupo ha cambiado de registro para dar paso a ritmos y presentaciones más pausadas, como la celebrada ‘Consejo de sabios’ o ‘Maldita dulzura’ y ‘Copenhague’, el tema de su primer largo, Un día en el Mundo, que han llevado a una versión algo más alegre y que muchos han cantado y palmeado desde sus sillas, a las órdenes del vocalista.

En este compás de la noche han continuado hasta la progresiva ‘La vieja escuela’, que ha concluido con un fondo sideral de ruidos ásperos y astronautas, antes de sumergirse en la intimidad de ’23 de junio’, con la que los móviles han iluminado el recinto según indicaba un ‘Pucho’ que ha seguido con su rol de maestro de ceremonias toda la noche.

Antes de seguir con la música, el cantante ha participado en un clásico de los conciertos en las fiestas del Pilar cuando ha sacado a relucir el reglamentario cachirulo, el pañuelo tradicional de la ciudad, que ha acabado dispuesto en el pie de micrófono. Lo ha hecho antes de recordar a su audiencia que el año que viene tendrán listo su nuevo disco, Cable a Tierra.

Los toques folk de ‘Finisterre’ y la fuerza de ‘Virgen de la humanidad’, canciones que pertenecerán a su próximo LP, cuya presentación en directo está programada el 24 de junio en Madrid, han servido como muestra de lo que será.

‘Mapas’ ha llegado poco después para subir a otro nivel la actuación y al público, que ya no ha podido evitar mantenerse en la silla, después de que el vocalista decidiera pasearse bailando por la pista.

Con esta inyección de energía han concatenado desde el escenario algunos de los cortes más célebres de su primer disco, empezando por una versión salpimentada de ‘Sálvese quien pueda’, en la que el respetable ya no volvía a su asiento.

Igual ha sucedido con ‘Valiente’, que ha cantado con ganas el pabellón, para concluir el periplo por su ópera prima con ‘Saharabbey road’, que ha cerrado la actuación antes de los bises con el público en pie y coreando su pegadizo final.

“Os tengo que dar la enhorabuena porque la energía se sentía como si hubieseis estado votando como los que más”, ha dicho ‘Pucho’ nada más regresar a las tablas, una llegada que ha traído consigo la interpretación de ‘Reina de las trincheras’ y ‘La deriva’.

La celebrada y contundente ‘Cuarteles de invierno’ ha vuelto a incorporar a buena parte del patio de butacas, sobre todo cuando David García ‘El indio’ ha decidido apretar el acelerador de su batería.

El fin ha llegado justo después, con una conclusión circular que ha tenido como protagonista ‘Los días raros’, la canción con la que la banda había abierto el espectáculo y que ahora iba a dejar el pabellón aplaudiendo en pie.

Tras la potencia demostrada en Zaragoza, el festival de San San de Benicasim (Castellón) será la próxima parada de la gira de Vetusta Morla, el 29 de octubre, y a Sevilla llegarán al día siguiente, al festival Interestelar, para continuar en Valencia, el 5 de noviembre, y Granada, el día 6 del mismo mes. Marcos Díaz