Verano de 2020: el viaje de la variante que se identificó primero en España

0
9
550390

CORONAVIRUS VARIANTES

Madrid, 7 jun (EFE).- La secuenciación de miles de genomas del SARS-CoV-2 es fundamental para conocer el coronavirus y vigilar sus variantes, como la que parece que surgió el pasado año en España, la EU1, y que se extendió de rápidamente por Europa a partir de junio tras la apertura de fronteras y reanudación de los viajes.

Precisamente el movimiento de cientos de personas el pasado verano contribuyó a su acelerada propagación, según un estudio que publica este lunes la revista Nature y en el que se señala que la 20E (EU1) pudo originarse en España y fue introducida cientos de veces en los países europeos por los viajeros de la época estival.

En el verano de 2020 se convirtió en la variante de SARS-CoV-2 más prevalente en Europa occidental y, según su rastreo, parece que pudo surgir de dos eventos de supercontagio, dos brotes en Aragón y Cataluña entre temporeros. No obstante, también apareció en paralelo un caso en Holanda.

“En los trabajadores de la fruta fue donde primero se detectó”, señala a Efe Iñaki Comas, director junto a Fernando González Candelas del consorcio SeqCovid-Spain, que secuencia miles de muestras, “pero pudo haber estado circulando antes; esto no se sabe”.

“El momento, los desplazamientos, la relajación de las medidas y los trabajadores en situación vulnerable (no todo el mundo se puede proteger igual), fueron el altavoz de la variante”, la única que por ahora parece haber surgido en España.

La mayoría de datos que publica hoy Nature se dieron a conocer el pasado octubre por la Universidad de Basilea, la Escuela Politécnica Federal de Zúrich y SeqCovid-Spain, liderado por el CSIC.

La variante alberga una mutación en la proteína de la espícula (que utiliza el coronavirus para entrar en las células humanas). Tal y como se dijo en su día, los autores confirman que la variante no muestra indicios de una mayor transmisibilidad.

Tras rastrear su historia evolutiva, determinan que fue más prevalente en España en julio y agosto, pero se observó en muchos países europeos a finales de agosto, incluyendo Bélgica, Suiza, Francia, Dinamarca, el Reino Unido, Alemania, Letonia, Suecia, Noruega e Italia.

El árbol filogenético indica que hubo repetidas exportaciones desde España y los patrones de introducción en otros países son coherentes con los previstos por los datos de los viajes.

Sin embargo, una vez abiertas las fronteras entre países europeos se observan múltiples movimientos entre ellos contribuyendo así a la dispersión de la variante el continente.

A partir de mediados del verano de 2020, la EU1 o 20A.EU1 se expandió por toda Europa, convirtiéndose en la variante más prevalente en la mayor parte de Europa Occidental, y representando más del 30% de las secuencias en Europa a finales de 2020, detalla en su cuenta de Twitter Emma Hodcroft, autora principal del estudio.

No obstante, en momentos puntuales y en determinados países como España o Reino Unido la variante se llegó a detectar en el 80-90% de las muestras secuenciadas; ahora, por ejemplo, en España esta variante tiene una prevalencia solo entre el 1 y 5% de los casos.

Los autores concluyen que los viajes internacionales, junto con una contención y cuarentena insuficientes, tuvieron un papel en el resurgimiento de los casos de coronavirus en muchos países europeos el pasado verano.

Aunque ahora la situación es distinta por la vacunación, el riesgo de contagio sigue existiendo puesto que las vacunas no son esterilizantes y una gran parte de la población no está vacunada.

Por eso es necesario seguir mejorando las estrategias de vigilancia, adaptarlas a la nueva situación, y continuar con algunas medidas de protección, afirma el investigador de SeqCovid-Spain, financiado por el Instituto de Salud Carlos III.