Venezuela pide a Borrell evitar “mensajes de extorsión” y respetar el diálogo

0
9
628434

VENEZUELA DIÁLOGO

Caracas, 14 ago (EFE).- El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, pidió este sábado al alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, no enviar “mensajes de “extorsión” y respetar el diálogo entre el Gobierno venezolano y la oposición que se inició el viernes en México.

Arreaza hizo esta petición al responder a un tuit de Borrell en el que cita parte del comunicado conjunto de la UE, Estados Unidos y Canadá en el que señalaron que esperan que el nuevo diálogo entre el Gobierno y la oposición venezolana produzca “acuerdos duraderos”, y recordaron que están dispuestos a revisar sus sanciones a Caracas si hay “avances significativos” en las negociaciones.

“Señor Josep Borrell, en Venezuela hemos avanzado hacia el diálogo a pesar de las agresiones e injerencismo de la UE, sus Estados miembros y sus aliados. No venga con mensajes de extorsión. Las sanciones son ilegales y generan sufrimiento. Si quiere apoyar: ¡Respete el Diálogo!”, dijo Arreaza en su cuenta de Twitter.

El viernes, en un acto público en el Museo Nacional de Antropología, en Ciudad de México, el representante de la delegación del Gobierno de Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez, y el de la oposición, Gerardo Blyde, firmaron un memorando para dar el pistoletazo de salida a las conversaciones.

Como consecuencia de ello, Borrell; el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y el ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, Marc Garneau, dieron la bienvenida a las negociaciones a través de un comunicado conjunto.

“Urgimos a todas las partes a implicarse (en el diálogo) de buena fe para alcanzar acuerdos duraderos que conduzcan a una solución exhaustiva a la crisis venezolana”, indicaron los tres diplomáticos.

Confiaron en que el proceso permita “restaurar las instituciones democráticas del país” y conseguir que “todos los venezolanos puedan expresarse políticamente mediante elecciones libres y justas” a nivel “local, parlamentario y presidencial”.

Además, reiteraron su “voluntad de revisar” sus respectivas “políticas de sanciones” a Venezuela “si el régimen (del presidente venezolano, Nicolás Maduro) hace avances significativos en las conversaciones anunciadas”.

Borrell, Blinken y Garneau ya habían anunciado, en otro comunicado conjunto el pasado junio, esa posibilidad de iniciar un levantamiento de sanciones a Venezuela en caso de que se produjera “un avance significativo en una negociación global” que reparara “las instituciones del país” y permitiera elecciones libres.

Los tres diplomáticos insistieron este sábado en pedir la “liberación incondicional de todos aquellos detenidos injustamente por razones políticas”, además de exigir “la independencia de los partidos políticos, la libertad de expresión, incluida la de los miembros de la prensa, y el final de los abusos de los derechos humanos”.