Valeria Bruni-Tedeschi protagoniza un triángulo amoroso en “Les amours d’Anaïs”

0
2
590808

FESTIVAL CANNES

Cannes (Francia), 11 jul (EFE).- La agenda de la actriz francesa Valeria Bruni-Tedeschi está muy completa en el Festival de Cannes. Tiene dos películas dentro y fuera de competición y un tercer filme en la sección paralela Semana de la Crítica, “Les amours d’Anaïs”, donde aparece como protagonista de un triángulo amoroso.

Esa cinta dirigida por la debutante Charline Bourgeois-Tacquet completa su participación en esta 74ª edición del certamen, en el que opta a la Palma de Oro con “La fracture”, de Catherine Corsini, y presenta en la nueva sección Cannes Première “Cette musique ne joue pour personne”, de Samuel Benchetrit.

En “Les amours d’Anaïs”, Bruni-Tedeschi, hermana de la cantante y ex primera dama Carla Bruni, es una escritora objeto de deseo de la joven Anaïs (Anaïs Demoustier), que también se ve atraída por su marido (Denis Podalydès).

Un argumento inspirado en la vida de la directora francesa, que según contó este domingo a un grupo de medios internacionales, incluido Efe, tuvo una relación con un hombre casado y conforme este le hablaba de su mujer percibía muchos puntos en común con ella.

“De pequeña siempre sentí cierta curiosidad y fascinación por las mujeres mayores: las amigas de mi madre, las profesoras… Me dije que tenía ganas de explorar eso y se acabó convirtiendo en una historia de amor”, dice Bourgeois-Tacquet.

En su relato sobre esa relación no hay un componente militante, añade: “Quería mostrar a un personaje que sigue su deseo sin hacerse muchas preguntas. Para Anaïs, que sea un hombre o una mujer no tiene mucha importancia”.

Bourgeois-Tacquet ha proyectado en la joven protagonista características suyas.

“Trabajé mucho los excesos para llevar la película a la comedia. Ella habla y se mueve todo el rato, no escucha, es muy nerviosa, pero su energía y su vivacidad son cosas que la actriz y yo tenemos. Es una intersección suya y mía”, recalca.

La cinta refleja que la atracción intelectual es tan importante como la física. “Es una historia de amor y de deseo. Tenía ganas de que fuera también algo intelectual. Anaïs no se enamora de esa intelectual por casualidad. Es un encuentro entre dos sensibilidades, no solo algo físico”.

“Les amours d’Anaïs” se proyectó este sábado en la sesión especial por el 60º aniversario de la Semana de la Crítica, que se celebra del 7 al 15 de julio, y es su primer largo tras los cortometrajes “Joujou” (2016) y “Pauline asservie” (2018).

Este último también se estrenó en la Semana, una sección que, como el resto del festival, fue anulada el año pasado debido a la pandemia.

“Soñaba con volver, además en un año particular, porque no hubo Cannes en 2020 y la competencia era enorme en este, con películas de 2020 y 2021. Cuando supe que habíamos sido seleccionados, me puse muy muy contenta”, señala.

La Semana de la Crítica está dedicada al descubrimiento de nuevos talentos y en esta edición proyectará entre sus siete largometrajes en competición “Libertad”, de la española Clara Roquet, y “Amparo”, del colombiano Simón Mesa Soto.