Uruguay insiste en que el Mercosur “sea un trampolín y no un corsé”

0
11
467958

MERCOSUR ANIVERSARIO

Montevideo, 29 mar (EFE).- El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, reiteró este lunes la opinión de que el Mercosur debe ser “un trampolín” para sus socios “y no un corsé o un lastre”, idea que expresó durante la última cumbre del bloque y que generó un encontronazo con su homólogo argentino, Alberto Fernández.

“Nosotros tenemos vocación de la integración regional del Mercosur. Tenemos vocación de que el Mercosur sea un trampolín y no un corsé o un lastre”, declaró el mandatario a la prensa que le esperaba a las puertas del Hospital Maciel de Montevideo, donde recibió la primera dosis de la vacuna CoronaVac contra la covid-19.

El presidente uruguayo insistió en la idea que defiende desde el inicio de su gestión y que también trasladaron al bloque varios de sus predecesores en el cargo, que es la “flexibilización” del Mercado Común del Sur (Mercosur) para la búsqueda de acuerdos comerciales individuales con terceros países.

“Cuando terminamos aquellas reuniones (privadas con cada uno de los mandatarios) hablé (ante la prensa) de flexibilización, lo que supone que se lo planteé a los presidentes del bloque”, declaró Lacalle Pou en alusión a los almuerzos mantenidos en los últimos meses en Uruguay con Fernández y el paraguayo, Mario Abdo Benítez, y en Brasil con su homólogo Jair Bolsonaro.

El presidente de Uruguay recordó que el viernes pasado, durante la Cumbre de presidentes que celebró los 30 años del bloque, “no hubo una declaración del Mercosur” porque su país insistió en que debía incluirse ese término “y como no se accedió a eso, algún otro dijo: ‘si no va ese párrafo no hay declaración'”.

Lacalle Pou dijo que “las relaciones dentro del bloque tienen que ser de complementación” y basarse en los puntos en común entre los socios.

Los presidentes de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay -fundadores del Mercosur-, así como de los asociados Chile y Bolivia, festejaron el viernes pasado los 30 años del bloque en un acto virtual, en el que quedaron patentes las diferencias en torno a la estrategia conjunta de apertura comercial.

Si bien el encuentro estaba convocado para conmemorar en armonía el aniversario de la firma del Tratado de Asunción, por el que se creó el Mercado Común del Sur en 1991, los discursos incluyeron posicionamientos y cruces sobre el futuro del bloque.

Lacalle Pou sentenció que “lo que no puede ser ni debe ser (el Mercosur) es un lastre” y se mostró contrario a que el bloque sea “un corsé”, dentro del cual su país no se pueda mover.

Ante esta afirmación, Fernández despidió el evento así: “Lo que hago hincapié es que terminemos con esas ideas que ayudan tan poco a la unidad en un momento donde la unidad tanto nos importa. No queremos ser lastre de nadie. Si somos un lastre, que tomen otro barco”.