Urgen derribar “muro azul de silencio” alrededor de la Policía de Nueva York

0
26
223299

VIOLENCIA POLICÍA

Nueva York, 3 jun (EFE News).- La muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía de raza blanca en Minneapolis (Minnesota) ha desatado días de violentas protestas en varias ciudades del país, Nueva York incluida, donde han resurgido los reclamos de transparencia y rendición de cuentas para su cuerpo policial, el más grande del país.

“Hay que derrumbar el muro azul del silencio, de la lealtad”, que desde la década de 1970 ha permitido al Departamento de Policía de Nueva York ocultar el historial disciplinario de agentes que hayan sido investigados por mala conducta, dijo en entrevista con Efe el abogado Juan Cartagena, presidente y consejero general de la organización Latino Justice.

El líder de esta organización a favor de los hispanos, como lo han hecho otras, se refiere a la sección 50a de la Ley de Derechos Civiles de 1976, que impide se difundan las investigaciones y los registros disciplinarios de los agentes, ni que éstos se hagan cargo de parte o la totalidad la indemnización que la ciudad tenga que pagar a víctimas o familiares en casos de brutalidad policial.

“No hay manera de rendir cuentas para policías que actúan obviamente inconstitucionalmente y obviamente racista”, afirmó Cartagena.

El fin de semana, las redes sociales difundieron imágenes que mostraban a un patrullero que embestía a protestantes, a un agente quitando mascarillas para rociar con gas pimienta o un oficial que empuja a una mujer sin motivo aparente, situaciones que el gobernador estatal, Andrew Cuomo, calificó de “perturbadoras”.

Delaware y California también tienen una prohibición como la de la sección 50a, pero según Cartagena la ley de Nueva York blinda más y ha permitido que los agentes cuestionados sigan en sus puestos e incluso continúen con su conducta, ajeno al conocimiento público.

Recordó el caso del afroamericano Eric Garner, cuya muerte fue certificada como homicidio luego de que en 2014 el agente de la Policía de Nueva York Daniel Pantaleo le aplicara una llave de estrangulamiento en plena calle. Las autoridades locales y federales declinaron acusar a Pantaleo, lo que motivó protestas a nivel nacional.

El caso de Garner ha vuelto a salir a colación tras la muerte del también afroamericano George Floyd en Minneapolis hace poco más de una semana, quien pereció luego de que un oficial colocara su rodilla sobre su cuello por casi nueve minutos.

Sólo a través de una información que se filtró a un medio de prensa desde la Comisión para Ventilar Querellas, que investiga quejas presenten ciudadanos contra la policía de Nueva York, se supo que Pantaleo había sido objeto de quejas previas, dijo Cartagena.

El titular de Latino Justice explicó que la ley surgió para evitar que los abogados tuvieran derecho a usar en los procesos judiciales quejas que no fueran justificadas porque iba en detrimento del agente, pero no se establecieron limitaciones en cuanto a lo que se mantenía en secreto.

Derogar esa ley tendrá resultados a largo plazo, de acuerdo con Cartagena, porque “el jefe de la policía tendrá que rendir cuentas de por qué mantiene a un agente con varias quejas de violencia innecesaria en su récord y no ha hecho nada para suspenderlo o sacarlo” del departamento.

El gobernador Cuomo ha mostrado su disposición a firmar una ley que reformule la polémica sección, pero los reclamos de familiares de víctimas de brutalidad policial se enfocan en que sea derogada.

“El racismo es una institución inculcada en todas las instituciones que existen desde el Gobierno, la medicina, la educación, la agricultura, el desarrollo del arte, de dónde se va a construir un edificio o un parque”, comentó por su parte a Efe la especialista Milta Vega Cardona.

La fundadora de Wisdom Strategy Innovations, que ofrece charlas a organizaciones, abogados, maestros y economistas, destacó que el racismo está en el ADN del país desde que fue fundado, donde al afroamericano se le ha visto como un ser inferior.

“Desde la esclavitud dejaron de ser considerados como seres humanos sino como una propiedad”, recordó Vega.

“Y los latinos tenemos que entender cómo nos instruyen a ser antinegros aunque tengamos negros en nuestra propia familia”, aseveró.

223299

Leave a Reply