Una mayoría de cubano-estadounidenses se opone a normalizar las relaciones con Cuba

0
60
452880

EEUU CUBA

Miami, 16 mar (EFE).- Una mayoría de cubano-estadounidenses se opone a que la Administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, normalice relaciones con el Gobierno de Cuba, como lo hizo en el último tramo de su mandato el expresidente Barack Obama (2009-2017), según revela un sondeo difundido este martes.

Un 66 % de votantes de origen cubano y que participaron en las elecciones del año pasado rechazó que la nueva administración en la Casa Blanca restablezca relaciones con el Gobierno cubano que encabeza Miguel Díaz-Canel, tal como lo refleja la encuesta hecha por la firma Bendixen & Amandi International.

El sondeo, hecho en inglés y español a 400 cubano-estadounidenses, refleja incluso que el 56 % está en contra de facilitar los viajes entre los dos países, mientras que un 35 % dijo que lo apoyaba.

El apoyo de los cubano-estadounidenses hacia la figura de Donald Trump se mantiene sólido, de acuerdo al estudio que revela que el 62 % ve de forma “muy o favorable” al expresidente y el 36 % de forma desfavorable, mientras que Biden registra un 45 % de aprobación y un 51 % de desaprobación.

La mirada favorable hacia Trump se incrementa cuando se trata de los hispanoparlantes (73 %) y de los nacidos en Cuba (71 %), mientras que en el caso de Biden, la visión positiva en esos grupos es del 37 % y 39 %, respectivamente.

La buena recepción que tuvieron el endurecimiento de las políticas hacia la isla que emprendió el republicano, que revertió muchas de las medidas que tomó su predecesor, Obama, parece que han surtido un efecto duradero entre los cubano-estadounidenses.

El presidente de la firma encuestadora, Fernand Amandi, declaró al diario Miami Herald que si se creía que la comunidad cubana estaba atravesando un cambio de percepción durante los años de Obama, y como así lo reflejaban en ese entonces algunos estudios, “estos resultados sugieren que si hay algún cambio, es hacia la línea dura”.

“Lo que estamos viendo es un nuevo estilo retro de regreso al futuro a algunos de estos temas”, añadió.

Respecto a la legitimidad de las elecciones presidenciales de 2020, que siguen siendo cuestionadas -sin pruebas- por el expresidente Trump, el 54 % señaló que acepta los resultados que certificaron el triunfo del demócrata Biden, pero no fue el caso del 40 % de los cubanos-estadounidenses.

Este sondeo, hecho por teléfono entre los días 8 y 11 de marzo, y con un margen de error de un 4,9 %, muestra que el 66 % cree que el embargo hacia la isla debe continuar, posición que no comparte el 21 %. Entre quienes votaron por Trump, el 79 % se inclina por mantener el embargo.

Lo anterior refleja un sorprendente incremento de hasta 30 puntos a favor de continuar el embargo respecto a un estudio que la misma firma hizo el año 2015.

Los hallazgos del sondeo motivaron que el senador Marco Rubio criticará que en Florida, donde los cubano-estadounidenses son el mayor grupo hispano, los demócratas “creen ingenuamente” que se pueden generar cambios en Cuba a través del turismo.

“Cualquiera que se ponga del lado de este llamado ‘re-compromiso’ no solo le hace el juego a los regímenes, también lo hace bajo su propio riesgo político”, dijo el senador por Florida, según recoge el medio especializado Politico.

La administración de Joe Biden no tiene entre sus prioridades un acercamiento a Cuba como el que protagonizó el exmandatario Obama, según reconoció la semana pasada la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

La portavoz, sin embargo, aseguró que Washington revisará las decisiones con respecto a Cuba tomadas por el Gobierno de Donald Trump, en especial la de incluir a la isla en la lista estadounidense de países patrocinadores del terrorismo.