Una historia de amor y zumba

0
509

Por Judith Barriga | [email protected]

• Las clases de ejercicios y  educación alimenticia que imparte el Centro de Salud Bethesda han cambiado la vida a varias personas, entre ellas la de Rosa López y su familia.

Charlotte NC. –  Después de haber sido diagnostica con diabetes tipo 2 durante su segundo embarazo, Rosa López pensó que esta sería una condición temporal. Desafortunadamente, después de dar a luz, los doctores confirmaron que la enfermedad se quedó de manera permanente.

“En mi país, México, conocemos la diabetes como ‘Azúcar’ y allá lo vemos como una sentencia de muerte. Yo honestamente pensé que me iba morir, me entró mucha tristeza”,  relató a HOLA NEWS Rosa López Sánchez,  mexicana que gracias a su esmero y amor a su familia ha logrado perder más de 100 libras practicando Zumba.

Deprimida y resignada a su diagnóstico,  López, lejos de tomar la decisión de cambiar su vida, empeoró sus hábitos alimenticios, subiendo de peso, sus niveles de ‘azúcar’ y dosis de insulina en su prescripción médica.

“Vivía en comodidad, comiendo lo que quería e inyectándome insulina hasta siete veces al día, la verdad no me interesaba nada, no me preocupaba por mí misma”,  confirmó con tristeza.

Rosa López posa junta a Adriana Quesada después de una sesión de danza y ejercicio. Fotos: Judith Barriga

El amor y el llamado

Después de vivir varios años esclava de los medicamentos y el sobrepeso, con casi 300 libras sobre sus hombros, López justificaba sus hábitos por el amor a su familia.

“Lo único que importaba era tener contentos a mis hijos,  a mi esposo, cocinándoles sus comidas favoritas, teniendo la mesa siempre llena para estar en familia y yo comía de todo, si pensar en las consecuencias de cómo afectaba mi salud”,  explicó López.

Ese mismo amor con el que cocinaba la despertó en 2013, cuando su hijo mayor, fue diagnostico ‘prediabético’.

“Sus niveles de azúcar eran tan altos que estuvo tres días internado, después de que le hicieron varias pruebas el doctor nos explicó que era prediabético y que con una buena alimentación y ejercicio podía curarse”,  relató López, recordando que el médico le aseguró que ella era la que tenia la salud de sus hijos en sus manos.

Al hablar con su hijo sobre su condición, la respuesta que recibió  Rosa dijo que  jamás la olvidaría, impulsándola a tomar una decisión que cambiaría su vida por completo.

“Cuando quise hablar con él me dijo: Mami, tú también tienes diabetes, tú también estás gorda. Me cayó el veinte que él estaba haciendo lo mismo que yo, comer sin medida. Me informe, seguí los consejos del doctor y me di cuenta  que la única forma  que él haría un cambio era dándole el ejemplo”, agregó.

Zumba y alimentación

Decidida a ser una buena influencia en su hogar, López inicio sus visitas a la Clínica Bethesda del Centro Comunitario Camino en donde además de tomar clases de Zumba dos veces por semana, estaba bajo el programa de control de diabetes.

Su meta era lograr que  la condición médica de hijo desapareciera y controlar su consumo de insulina. Después de dos años bajo el programa, con la supervisión de la Dra. Carla Fallas,  bajó la dosis del medicamento, aumentando su actividad física.

“Lo que yo quería era que mis hijos vieran que yo no necesitaba la medicación y la doctora me explicó que  la única forma natural que yo podía controlar el azúcar era bajando de peso y me  he metido del todo”,  dijo orgullosa López.

Cumpliendo cinco años en su lucha con la diabetes, ha logrado perder más de 120 libras y ha controlado su diabetes.

“He cambiado muchas cosas en mi vida y mi familia, cosas tan comunes como dejar de obligar a mis hijos a que coman todo lo del plato aunque estén satisfechos; ahora los dos hacen ejercicios. He aprendido a quererme más, hago mi ejercicio y me siento mucho mejor, con más energía y sé que con buena salud voy a estar aquí para mis hijos muchos años más”,  concluyó Rosa,  animando a todas las mujeres latinas a que analicen la forma en la que demuestran amor a su familia que típicamente en nuestra cultura es en la mesa.

 

Zumbathon por la Prevención de la Diabetes

En marco al Mes de la Concientización de la Diabetes, el Centro Comunitario Camino y la Clínica Bethesda organiza el Zumbathon anual de la organización, el sábado 28 de abril de 9 a.m. a 12 p.m.

El evento que tiene como finalidad promover la actividad física como la mejor forma de controlar y prevenir la enfermedad, ofrecerá a los asistentes dos horas de merengue, salsa, bachata y otros ritmos con Zumba Jammer, Adriana Quesada, pruebas de diabetes, presión alta y colesterol y demostración de cocina saludable con la colaboración de UNC Charlotte, Blue Cross and Blue Shield y Atrium Health.

Sábado 28 de abril de 9 a.m. a 12 p.m.
Centro Comunitario Camino
201 Stetson Drive, Charlotte NC 28262
Entrada $10.

Leave a Reply