Una falsa denuncia de homofobia politiza el debate sobre los delitos de odio en España

0
7
657233

ESPAÑA HOMOFOBIA

Madrid, 9 sep (EFE).- La falsa denuncia de homofobia por parte de un joven en Madrid, provoca un fuerte debate político en España, con acusaciones mutuas entre derecha e izquierda sobre cómo hay que abordar y prevenir los delitos de odio, que crecieron casi un 10 % en lo que va de año.

El joven, de 20 años, denunció el pasado domingo que ocho encapuchados lo atacaron en el portal de su casa, en un barrio del centro de Madrid, le pegaron y le grabaron con un cuchillo en un glúteo la palabra “maricón”, lo que provocó una gran movilización social y política, ante los numerosos casos de homofobia que se están dando en España en los últimos meses.

Pero las investigaciones policiales de los días siguientes no dieron resultados, por lo que el denunciante fue llamado de nuevo a declarar ayer, y entonces reconoció que las heridas fueron consentidas mientras mantenía relaciones con otra persona, y que mintió para ocultar esa relación a su pareja estable.

Ante esta denuncia hubo una reacción inmediata por parte de los partidos que forman el Gobierno de coalición en España: socialistas y el grupo de izquierda Unidas Podemos, que denunciaron los mensajes de odio a través de redes sociales por parte de personas relacionadas, sobre todo, con el partido ultraderechista Vox.

Tras conocerse que la citada denuncia es falsa, los partidos de oposición pidieron la dimisión del ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, al considerar que se extralimitó en sus declaraciones y acusar a otras formaciones políticas de generar odio.

En este sentido, el líder del conservador Partido Popular, Pablo Casado, afirmó hoy que este tipo de delitos “no hay que politizarlos para acusar a otros partidos”.

Por su parte, Grande-Marlaska pidió “no frivolizar y responsabilidad al conjunto de la sociedad, de la clase política y de los medios de comunicación” para prevenir estos delitos y proteger a las víctimas.

El responsable de Interior, una de las primeras personalidades públicas en España que reconoció su homosexualidad, insistió en que no hay que olvidar “que se han incrementado los delitos de odio en el último año en un diez por ciento”.

Según datos oficiales, los delitos de odio denunciados aumentaron en España un 9,3 por ciento en el primer semestre del año, hasta los 610, con respecto al mismo periodo de 2019, el ejercicio anterior a la pandemia.

Muchos de estos delitos están centrados en la comunidad homosexual, que en los últimos años en España ha hecho esfuerzos por visibilizarse, amparada en una legislación que se lo permite, lo que ha provocado, por otra parte, ataques homófobos de grupos radicales.

Pese a conocerse ya que la denuncia del joven madrileño era falsa, cientos de personas se manifestaron ayer en Madrid para protestar por ese tipo de agresiones y pedir respeto al colectivo homosexual.

Al margen del debate entre partidos políticos, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) lamentó este jueves que la denuncia de una falsa agresión homófoba puede generar entre la opinión pública la idea de que este problema “no es grave”.

Además, el secretario de esta organización Ignacio Paredero, reconoció que este suceso “puede hacer daño” en el futuro a la gente que dudaba en denunciar por la “duda” o el “escarnio” que puedan sufrir.