Halloween es la fiesta perfecta para organizar en casa. A los niños, además, les encantan las manualidades y esta es la ocasión perfecta para poner manos a la obra con los colores y pegamento, brochas y tijeras para dejar volar la imaginación y hacer arte casero de horror.

Con un poco de imaginación podemos montar en casa una fiesta digna de recordar.

La comida es ideal que la hagamos inspirados por la noche de los muertos, por eso podemos hacer dedos de momia con salchichas enrolladas en finas tiras de hojaldre con kétchup como uña ensangrentada, por ejemplo.

Para la decoración de la casa hay miles de ideas espeluznantes y divertidas si las hacemos en familia, como serpientes de papel en verde o naranja y colgarlas por las paredes.

A la entrada de la casa, una corona de dulces propios de la época puede adornar la entrada, como una manera de dar la bienvenida a tus invitados. Si lo tuyo es lo terrorífico, la corona con un cráneo y manos esqueléticas puede ser tu mejor opción.

¿Fantasmas voladores en la sala? Halloween es la noche para ello.

También se pueden hacer guirnaldas tenebrosas con cartulina e hilo negro en forma de murciélagos, calaveras, arañas, fantasmas… y unirlas unas a otras con hilo, de forma vertical.

Las telas de araña son la clásica figura en esta época y en el patio frontal de la casa una cuantas lápidas podrían crear el ambiente de entrar a un cementerio.

Anímate a decorar tu casa y sácale un susto a tus visitantes.

Leave a Reply