Un yen débil y la captura de ganancias hacen subir al Nikkei un 0,11 %

0
7
735761

BOLSA TOKIO CIERRE

Tokio, 16 nov (EFE).- La Bolsa de Tokio terminó este martes con un avance del 0,11 % de su principal indicador, el Nikkei, en su cuarta jornada al alza, espoleado por un yen débil pero también lastrado por unos inversores que se aseguraron las ganancias.

El selectivo cerró con una subida de 31,32 puntos, hasta los 29.808,12 enteros, mientras que el índice más amplio Topix, que aglutina a los valores de la primera sección, los de mayor capitalización, avanzó 2,31 unidades o 0,11 %, hasta los 2.050,83 enteros.

El parqué tokiota osciló entre el positivo y el negativo durante toda la jornada y terminó cerrando con su cuarto avance consecutivo, con un yen débil frente al dólar que favorece a las exportadoras niponas, aunque la búsqueda de ganancias de los inversionistas locales mantuvieron las negociaciones erráticas.

El Nikkei terminó en su nivel máximo de estas últimas siete semanas, cercano a los 30.000 puntos, sin notarse el efecto de los datos del producto interior bruto de Japón publicados el día anterior y que muestran una contracción del 0,8 % de la economía nipona entre julio y septiembre.

Los sectores que registraron mayores ganancias fueron el equipamiento de transporte, los seguros y el sector minero.

Entre los valores con mayor capitalización bursátil, el fabricante de componentes para semiconductores Lasertec aglutinó el mayor número de operaciones y avanzó un 3,16 %.

Le siguieron en número de transacciones, el gigante tecnológico Softbank con una subida de un 1,55 %, y Snow Peak, un fabricante de productos para exteriores, que escaló un 18,56 %.

También destacan las subidas de otro fabricante de componentes para semiconductores, Tokyo Electron (1,39 %), del conglomerado tecnológico Sony (1,59 %) y del fabricante automotor Toyota (1,87 %).

La naviera Nippon Yusen (NykLine) registró un descenso del 1,95 %.

Un total de 1.220 valores avanzaron, frente a los 825 que retrocedieron, mientras que 135 terminaron sin cambios.

El volumen de negociación ascendió a 2,70 billones de yenes (20.853 millones de euros).