Un tribunal birmano vuelve a posponer las vistas del juicio a Aung San Suu Kyi

0
5
622753

BIRMANIA GOLPE

Bangkok, 9 ago (EFE).- El tribunal que juzga a la depuesta líder birmana Aung San Suu Kyi por varios delitos volvió a posponer este lunes las vistas programadas para esta semana, confirmó a Efe uno de los abogados de la premio nobel de la Paz.

Esta es la tercera vez que se retrasan las sesiones del proceso que se celebra en Naipyidó por el que la ex consejera de Estado birmana se enfrenta a la acusación de delitos como incitación al odio, violación de las normas de la covid-19 e importación ilegal de “walkie-talkies”.

Las vistas del juicio, que inicialmente tenían previsto concluir a principios de agosto, se ha visto aplazadas al coincidir con celebraciones nacionales y por la caótica situación de la pandemia en el país, cuyo número oficiales no dejan de crecer mientras prosigue la profunda crisis política.

El letrado Khim Maung Zaw se lamentó hoy de que los aplazamientos le impiden a él y el resto del equipo de abogados poder reunirse con su clienta, que se encuentra bajo arresto en una localización desconocida y casi sin contacto con el exterior.

En la última sesión celebrada, el 13 de julio, el letrado indicó que las autoridades tenían previsto presentar más cargos contra Suu Kyi, esta vez por el supuesto delito de corrupción y ante un tribunal de Mandalay (centro del país).

La líder se encuentra bajo custodia de las autoridades desde las primeras horas del golpe de Estado militar del 1 de febrero que terminó con la joven e incipiente democracia en el país asiático.

Suu Kyi también afronta un cargo por la acusación de violar la Ley de Secretos Oficiales, penado con hasta 14 años de prisión, frente a un tribunal en Rangún.

El Ejército justifica la toma de poder por un presunto fraude masivo durante las elecciones generales del pasado noviembre, cuyo resultado ha sido anulado y en las que el partido de Suu Kyi arrasó, como ya hizo en 2015, con el aval de observadores internacionales.

El rechazo al golpe de los militares se ha puesto de manifiesto con protestas a lo largo del país y un movimiento de desobediencia civil que ha conseguido parar la Administración y parte del sector privado.

Las huelgas indefinidas de los sanitarios, perseguidos por los militares, han ahondado más en la preocupante ola de la covid-19 en el país, cuyo números, que rondan oficialmente los 3.000 infectados y 250 fallecidos al día, no reflejan la realidad, según denuncian los médicos, ante la escasa capacidad para realizar test.

La junta militar ha reprimido con extremada violencia las protestas y al menos 960 civiles han muerto, mientras que se ha arrestado de manera arbitraria a más de 7.000 opositores al régimen, según los últimos datos de la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP).

Min Aung Hlaing, el jefe de la junta militar y autoproclamado primer ministro interino, se comprometió, al cumplirse el medio año de la sublevación, a celebrar elecciones democráticas antes de agosto de 2023.