Un tercio de Francia comienza un nuevo confinamiento menos restrictivo

0
29
457707

CORONAVIRUS FRANCIA

París, 20 mar (EFE).- Un tercio de los franceses comenzó este sábado un tercer confinamiento desde el inicio de la crisis del coronavirus, menos restrictivo que los anteriores, puesto que se limita al cierre de comercios no esenciales y permite salidas sin limitaciones a espacios exteriores.

Las primeras horas de este nuevo periodo, que se aplica en 16 departamentos, incluida la región de París, estuvieron marcadas por la confusión, puesto que las nuevas reglas aplicables son menos claras.

El Ejecutivo obliga a los ciudadanos a descargarse en sus teléfonos móviles una declaración jurada para justificar las salidas, mucho más compleja que en el pasado.

Tanto es así, que tras las quejas recibidas anunciaron que simplificarán los trámites a lo largo de la jornada.

“Reconocemos que el justificante es complejo de rellenar”, indicó en la radio France Info la portavoz del Ministerio del Interior, Camille Chaize.

Las nuevas medidas, introducidas al menos para un mes, afectan a algo más de 20 millones de ciudadanos, que tienen prohibido salir de sus departamentos, aunque pueden pasear o acudir a actividades esenciales.

Las restricciones impiden moverse más allá de un radio de 10 kilómetros de sus domicilios, salvo que cumplan alguna actividad que lo justifique.

En esos departamentos se aplica también el toque de queda generalizado en todo el país, que comienza a partir de este sábado a las 19.00 horas, una hora más tarde que hasta ahora.

Para los ciudadanos afectados es el tercer confinamiento, tras el rígido de marzo, cuando había pocas justificaciones para abandonar el domicilio, y el de noviembre, algo menos restrictivo.

El Ejecutivo ha ido cambiando también los comercios que se ven afectados por el cierre administrativo y, tras anunciar en un primer momento que solo permitiría subir la persiana a tiendas de alimentación, de libros y de discos, añadió posteriormente peluquerías, floristerías y chocolaterías.

En total, según los datos del Ministerio de Economía, 90.000 establecimientos más deberán cerrar y se sumarán a bares, restaurantes y otros lugares de ocio, que no pueden abrir desde octubre pasado.