Un sismo de magnitud 5,8 sacude Guatemala sin causar daños ni víctimas

0
8
738851

GUATEMALA SISMO

Ciudad de Guatemala, 18 nov (EFE).- Un fuerte sismo de magnitud 5,8 en la escala abierta de Richter sacudió este jueves Guatemala, sin que se reportaran daños materiales o víctimas de acuerdo a las autoridades.

El sismo tuvo lugar a las 10.56 hora local (16.56 GMT), con la costa sur guatemalteca como epicentro, específicamente en el océano Pacífico a unos 90 kilómetros del departamento de Escuintla, según precisó el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh).

El movimiento telúrico fue registrado a una profundidad de 10 kilómetros y fue sensible en varios puntos de Guatemala y también de El Salvador, de acuerdo a diversas fuentes.

El portavoz de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), David de León, informó además que tras el sismo de magnitud 5,8 en la escala abierta de Richter se contabilizaron otros dos movimientos telúricos más, de magnitudes 5,0 y 4,9.

El epicentro de los otros dos temblores fue “siempre en las costas del Pacífico de Guatemala”, de acuerdo a de León.

“Al momento no se reportan daños personales ni materiales”, añadió el director de comunicación de la Conred.

Guatemala tiene una alta actividad sísmica por la topografía de su terreno y cada año, según datos oficiales, suma cientos de temblores.

Es por ello que la Conred y las autoridades recomiendan tener siempre una mochila “de 72 horas” con suministros vitales en caso de emergencia.

La nación centroamericana tuvo en noviembre de 2017 el más reciente terremoto con daños severos, tras un sismo de magnitud 6,6 en el departamento de San Marcos (oeste), que provocó la muerte de cuatro personas.

En las últimas semanas, la Conred informó sobre una serie de “enjambres sísmicos” que afectaron entre octubre y noviembre al departamento de Jutiapa, en el este del territorio guatemalteco, con más de 200 movimientos telúricos de magnitud 1,7 a magnitud 4,0 en la escala de Richter.

Los “enjambres sísmicos”, sin embargo, no han provocado daños de infraestructura ni humanos, de acuerdo a la Conred.