Un hallazgo submarino en Italia del siglo VII a.C arroja nueva luz sobre la Magna Grecia

0
37
699105

ITALIA ARQUEOLOGÍA

Roma, 16 oct (EFE).- Un cargamento de cerámica griega del siglo VII a.C. de un buque corintio sumergido a 780 metros de profundidad ha sido recuperado en el canal de Otranto (sur de Italia) y su estudio ha revelado nuevos aspectos sobre la historia y el comercio del territorio italiano en el que se asentaron los colonos griegos, denominado Magna Grecia, reveló hoy el Ministerio italiano de Cultura.

Se trata de 22 piezas de cerámica fina y contenedores de transporte procedentes de la región de Corinto que eran parte del cargamento del buque naufragado y que fueron localizados con la ayuda de un submarino teledirigido (vehículo operado a distancia) y equipado con instrumentos de alta tecnología.

“Los recientes estudios de la Superintendencia Nacional para el Patrimonio Cultural Subacuático sobre el naufragio descubierto en 2019 a 780 metros de profundidad en el Canal de Otranto arrojan nueva luz sobre los albores de la Magna Grecia”, explica en su página web.

Las piezas encontradas en los restos del buque, localizado en 2018 en el marco de las operaciones para la realización de un metanoducto que lleva a Italia el gas desde Azeirbayán, “constituyen un hallazgo único en el género”, que fue celebrado por el ministro de Cultura, Darío Franceschini.

La superintendente y arqueóloga submarina Barbara Davidde explicó que “las tecnologías generalmente utilizadas en el marco de los trabajos de la práctica submarina industrial, utilizadas bajo el atento control de los arqueólogos de la Superintendencia, han permitido llevar a la superficie parte de la carga del primer naufragio fechable a principios del siglo VII a. C. encontrado en el mar Adriático”.

«El descubrimiento nos devuelve un dato histórico que narra las etapas más antiguas del comercio mediterráneo en los albores de la Magna Grecia, menos documentadas por los hallazgos submarinos, y de los flujos de movilidad en la cuenca del Mediterráneo”, reveló el Director de los Museos, Massimo Osanna, quien visitó el laboratorio de restauración de la Superintendencia Nacional para el Patrimonio Cultural Subacuático.

La Magna Grecia comprende la parte meridional de Italia donde los griegos se expansionaron y fundaron famosas ciudades famosas por su riqueza y cultura, como Reggio, Nápoles o Siracusa, entre otras.

Se trata de “una carga intacta que arroja luz sobre las primeras etapas de la colonización griega en el sur de Italia, gracias también al estado de conservación significativo que nos permite entender lo que transportaban: no sólo alimentos como aceitunas, sino también copas de vino consideradas bienes de prestigio y muy apreciadas también por las gentes italianas”, dijo Davidde.

El Ministerio de Cultura tiene previsto recuperar la totalidad del cargamento, compuesto por unas 200 piezas dispersas sobre el fondo, para restaurarlos y someterlos a análisis tanto arqueométricos sobre los materiales como arqueobotánicos sobre los residuos orgánicos y vegetales, que podrían estar todavía presentes en el sedimento que llena muchas de las cerámicas recuperadas, como en una de las ánforas corintias en las que se encontraron restos de huesos de aceituna.

“Somos un país rodeado por el mar y tenemos un rico patrimonio cultural sumergido que aún debe estudiarse, salvaguardarse y valorizarse. Las recientes investigaciones del canal de Otranto confirman que se trata de un patrimonio muy rico en condiciones de devolvernos no sólo los tesoros escondidos en nuestros mares, pero incluso nuestra historia”, señaló el ministro.