Un exministro de Salud confirma las presiones de Bolsonaro por la cloroquina

0
12
511349

CORONAVIRUS BRASIL

Brasilia, 5 may (EFE).- El exministro de Salud de Brasil Nelson Teich confirmó este miércoles que recibió presiones del presidente Jair Bolsonaro para recomendar cloroquina contra la covid-19 en la sanidad pública y que eso causó su precipitada renuncia del Gobierno.

Teich, quien solo estuvo 30 días en el Ministerio de Salud, entre abril y mayo del año pasado, compareció ante una comisión del Senado que investiga posibles omisiones del Gobierno en el combate a una pandemia que ya deja en el país más de 411.000 muertes.

“Es una cosa pública. Existía un deseo del presidente por hacer eso”, declaró Teich ante una pregunta sobre cuál era el origen de las presiones por el uso de la cloroquina en la red pública, que según explicó fue uno de los motivos principales de su renuncia.

Teich, un oncólogo que sucedió en el cargo al médico y diputado Luiz Henrique Mandetta, fue el segundo de los cuatro titulares de la cartera de Salud que ha tenido el Gobierno desde la irrupción de la pandemia en el país, en febrero de 2020.

Explicó ante los senadores que, además de las presiones por la cloroquina, un antipalúdico sin eficacia comprobada contra el virus, decidió renunciar porque tampoco tuvo la “autonomía” que le había ofrecido Bolsonaro para dirigir el combate a la pandemia.

Sin embargo, insistió en que “la cuestión de la cloroquina fue un factor determinante”, pues era recomendada en forma pública por el propio gobernante, que se amparaba “en otros profesionales” de la salud que sí creían en los supuestos efectos de ese fármaco.

Teich dijo desconocer los motivos de Bolsonaro para impulsar con tal vehemencia un medicamento sin eficacia comprobada, pero explicó que, desde el punto de vista personal y como médico, no podía apoyar que se liberasen medicinas “de forma indebida”.

Recordó que, cuando asumió el ministerio, la cloroquina solo era recomendada para pacientes de covid-19 en estado terminal y como un “alivio”, pero que el problema surgió cuando Bolsonaro propuso el llamado “tratamiento precoz”, aplicado después de la aparición de los primeros síntomas y compuesto por ese y otros remedios dudosos.

“Cuando se sabe que el remedio no funciona, eso está equivocado”, declaró Teich ante la comisión parlamentaria.

Teich fue sucedido en el cargo por el general Eduardo Pazuello, un experto en logística sin experiencia alguna en salud y que llevó a numerosos militares a los puestos de dirección del ministerio.

Una de las primeras medidas de Pazuello fue precisamente liberar el uso de cloroquina y el llamado “tratamiento precoz”, que según muchos especialistas ayudó a agravar la crisis sanitaria en Brasil, uno de los países más afectados por la pandemia en el mundo.

Pazuello fue destituido el mes pasado por presiones de la base parlamentaria oficialista y debía haber declarado este miércoles ante la comisión parlamentaria, pero alegó haber tenido contacto reciente con enfermos de coronavirus y esa audiencia fue programada ahora para el próximo día 19.

Este jueves, la comisión escuchará al actual ministro de Salud, el cardiólogo Marcelo Queiroga, quien deberá explicar las acciones del Gobierno para la adquisición de vacunas, que escasean en el país y sólo han llegado, con las dos dosis necesarias, a cerca del 7 % de los 210 millones de brasileños.