Un exembajador guatemalteco asume el escaño de un exdiputado electo al Constitucional

0
2
453297

GUATEMALA CONGRESO

Ciudad de Guatemala, 16 mar (EFE).- El exembajador de Guatemala en Uruguay Antonio Arenales Forno asumió este martes el escaño del Congreso de Guatemala que dejó vacante el exdiputado Luis Rosales, designado como magistrado suplente de la Corte de Constitucionalidad para el período 2021-2026.

Arenales Forno ocupará un espacio en la bancada del partido Valor, fundado por la expresidenciable Zury Ríos Sosa, hija del fallecido dictador José Efraín Ríos Montt, acusado de genocidio en dos ocasiones por la etnia ixil y una vez más por el exterminio de la comunidad Dos Erres mientras gobernó de facto (1982-1983).

El Congreso juramentó a Arenales Forno posterior a la renuncia de Rosales, un trámite obligatorio que debió realizar quien ocupará la plaza de magistrado suplente en el máximo tribunal del país centroamericano y que acompañará a la actual magistrada constitucional Dina Ochoa, reelecta como titular en esta ocasión por el Legislativo.

Rosales, como Arenales Forno, son dos políticos que emergieron como parte del círculo cercano de Ríos Montt, fallecido en abril de 2018, inmerso en dos procesos penales por genocidio y delitos contra los deberes de la humanidad.

El exdiputado y futuro magistrado, abogado de carrera, integró la batería de abogados defensores del exmandatario en el primer juicio por genocidio en 2013, que concluyó con la sentencia condenatoria al general, pero que diez días más tarde fue revocada por la Corte de Constitucionalidad por “vicios en el proceso”, por lo que mandó a repetir el juicio, situación que se concretó en 2018, hasta su muerte.

Rosales también había sido diputado hace dos décadas por el partido que fundó Ríos Montt, el extinto Frente Republicano Guatemalteco, la misma organización política a la que a su vez perteneció Arenales Forno.

Este último, además, fue diputado con otro partido histórico y ya desaparecido, la Unión del Cambio Nacional.

Al exembajador Arenales Forno se le recuerda por haber sido un férreo opositor a la creación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), por haber sido representante del Gobierno del expresidente preso por corrupción Otto Pérez Molina (2012-2015) ante la Comisión Interamericana de DD.HH. y como encargado de la Secretaría de la Paz durante la misma Administración.

La ONG Justicia Ya, surgida del reclamo masivo anticorrupción de 2015 en Guatemala, señala a Arenales Forno de haber “defendido la amnistía para delitos cometidos durante el conflicto armado”, y cuyo “papel principal (en más de 30 años de trayectoria política) ha sido de operador político a favor del statu quo”.