Un dulce compartir

0
259

Por Jacobo Strimling|[email protected]

• La temporada navideña cierra de deliciosa manera con las Roscas de Reyes que elaboran artesanalmente las panaderías latinas de la región y con las que se mantiene una milenaria tradición.

Charlotte, NC .- La tradición en torno a los tres Reyes Magos y en especial a uno de sus emblemas, ‘la rosca’,  aun deleita paladares y sacia nostalgias gracias a las comprometidas manos de panaderos y empresarios que año con año preparan el dulce pan.

“Desde hace 22 años elaboramos la Rosca de Reyes apegados a la costumbre mexicana” aseveró con orgullo Manolo Betancur, propietario de la panadería que hoy lleva su nombre, y esta ubicada en el Este de Charlotte.

Hecha para compartirla con familiares y amigos, cada uno de los ingredientes del delicioso pan mexicano, tienen su significado. La forma circular de la rosca es porque es la corona de un rey y se adorna con frutos cristalizados de colores, como joyas. Suele llevar escondido un muñequito que representa como la virgen María y San José tuvieron que esconder a su niño.

 “Seguimos preparando la rosca con la receta original de la fundadora de la panadería” comentó el celebre Manolo al referirse a la señora Margarita Martínez, quien junto con su esposo Aquiles abrió el negocio en 1997. “Desde la manera en que hacemos la masa hasta la manera en que se preparamos los acitrones”.

Cerca de 28 personas trabajaron arduamente durante las últimas tres semanas en Manolo’s Bakery para tener listas 1.500 roscas, mismas que fueron repartidas en cerca de 100 establecimientos de Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia.

Tradición es, partir la rosca el 6 de enero, nunca en solitario sino en un evento en el que se comparte. También lo es, que quien encuentran los muñequitos alusivos a Jesucristo se compromete a dar una fiesta y preparar tamales para todos los presentes el 2 de enero, fecha en la que se celebra el Día de la Candelaria.

Dicha costumbre, que comenzó en México, también se mantiene en Carolina del Norte y el negocio que presume de ser la primera panadería latina de Charlotte no ha sido ajeno a esta. “Aquí preparamos tamales de puerco en salsa roja, de pollo en salsa verde y de rajas con queso, también con la receta original de la señora Margarita”.

La celebración de 6 enero tiene su origen en el Nuevo Testamento, donde se cuenta que Melchor, Gaspar y Baltasar viajaron durante la noche desde los confines más remotos de la tierra para traerle regalos a Jesús, a quien reconocían como el Hijo de Dios. 

De México también llegan las cajas en las que empaquetan las roscas de diversos tamaños y los muñequitos de plástico que se incrustan en el pan de Manolo’s Bakery. El verde, rojo y blanco acentúan el origen de las roscas que son preparadas artesanalmente, desde el primer hasta el último paso. 

Con el mensaje impreso en su ropa ‘Made in America by immigrant hands’ el propio Betacur entrega el confortante pan para miles de hispanos que dejaron su país, pero no olvidan sus raíces y aun menos sus sabores.

Nuevas tradiciones

En los últimos años ha sido común que los restaurantes mexicanos también vendan roscas, pero de tacos. Tal es el caso de ‘La Taquiza’ propiedad del empresario Rubén Granados. Inició como un meme en redes sociales y se convirtió en un platillo innovador que además de apegarse a una de arraigada tradición, ha dado realce a los auténticos tacos mexicanos.

De asada, al pastor, barbacoa ya son varios los establecimientos en ambos lados del Rio Bravo que ofrecen tacos en forma de rosca, envueltos en las cajas que regularmente contienen el tradicional ‘Pan de Reyes’. En esta nueva modalidad, también se incluye ‘muñequitos’ escondidos entre la salsa y las tortillas.

El restaurantero mexicano, conocido en la comunidad como ‘La Puchis’, además ha incursionado con éxito en la elaboración y venta del pan dulce desde hace cinco años.

Mas la Rosca de Reyes más famosa de la Cuidad Reina, y precisamente la más grande, ha sido en los últimos años la del ‘Día de Reyes en el Levine’. Con motivo de la celebración del Día de los Reyes, el Museo Levine del Nuevo Sur sirve la enorme rosca que arma Manolo’s, y que este año volvió a romper su propio record. “La hicimos para mil personas y tiene 100 muñequitos” apostilló Betancur al servir cada una de las rebanas a los asistentes.

En el local de Central Avenue, Manolo’s ofrece roscas de tres diferentes tamaños, además de la opción de ‘rosca rellena’, y este año rescató una tradición que se remonta al siglo XII, colocó una moneda dorada en tres de las roscas que vendió el lunes 6, quienes las encuentren serán acreedores de un premio de 100 dólares.

Reunidos en familia o con amigos cientos de miles de inmigrantes en el Sureste de los Estados Unidos, disfrutaran de la riqueza de la fe cristiana y la cultura latina, en las fiestas que celebran la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar. Ellos traerán regalos, la Rosca de Reyes, es muy probable traerá el calor de hogar, más allá del chocolate caliente que tradicionalmente la acompaña.