Un año sin Pablito Rossi, el héroe de España’82

0
18
761173

FÚTBOL PAOLO ROSSI

Roma, 8 dic (EFE).- El 9 de diciembre de 2020 Italia se despertaba sacudida por la noticia del fallecimiento a los 64 años de Paolo Rossi, el delantero símbolo de la Copa del Mundo conquistada por la selección “azzurra” en España’82. Un año después, el recuerdo de “Pablito” sigue muy presente en Italia, donde se multiplican las iniciativas para honrarle.

Una enfermedad incurable dejó al mundo del fútbol sin un delantero instintivo, inteligente, capaz de sobreponerse a la falta de fuerza física con su excelente olfato goleador. Pero sobre todo falleció un hombre elegante, amable, disponible y humilde, que fue despedido en su funeral por una multitud de excompañeros, amigos y simples aficionados que le veían como un ídolo y un ejemplo.

Alcanzó la gloria futbolística en España, donde Italia conquistó hace 39 años la tercera de sus cuatro Copas del Mundo (1934, 1938, 1982 y 2006) y su imagen sigue viva en la memoria de los italianos que disfrutaron de sus goles en directo y de los que crecieron con los cuentos de sus padres o los vídeos de esa hazaña deportiva.

Apodado “Pablito”, Paolo Rossi era un chico normal de Santa Lucía (Prato) que se convirtió en ídolo eterno en un Mundial inolvidable para Italia, que se coronó en el Santiago Bernabéu contra Alemania Federal tras llegar a ese torneo muy lejos de los favoritos.

Un logro grabado en la historia futbolística del país y que sigue representando una forma de motivación para los “azzurri” incluso en los momentos más bajos. Pasó en el Mundial de 2006, al que Italia llegó tras el escándalo de fraude deportivo de Calciopoli, y también este año, cuando el equipo italiano conquistó la Eurocopa tras su ausencia en la Copa del Mundo de 2018.

En su carrera, vivida con las camisetas del Lane Rosse Vicenza, Como, Perugia, Juventus, Milan y Verona, conquistó la Copa de Europa de 1985, dos títulos ligueros, una Copa Italia, una Supercopa UEFA y una Recopa.

También pasó por momentos complicados, como cuando se vio afectado en el denominado escándalo del ‘Totonero’ por manipulación de árbitros y compra de partidos, por lo que fue castigado cuatro años, aunque solo tuvo que cumplir dos.

Consiguió llegar a tiempo para entrar en la lista del seleccionador Enzo Bearzot en el Mundial de España y, tras superar la fase de grupos con tremendos apuros, él y su selección tuvieron un crecimiento vertical.

Sin goles de Paolo Rossi y con solo dos dianas en tres partidos de la fase de grupos, Italia avanzó a la ronda de eliminación directa y a partir de ese momento todo cambió.

Rossi empezó a volar en la segunda fase, en la que su equipo sorprendió en estadio barcelonés de Sarria a la Argentina de Diego Maradona y a la Brasil de Sócrates, ante la que logró un triplete memorable.

Volvió a ser decisivo con un doblete en la semifinal contra Polonia, en el Camp Nou de Barcelona, e impulsó el 3-1 que, rubricado por Marco Tardelli y Alessandro Altobelli, entregó a Italia su tercera Copa del Mundo.

Se hizo con la Bota de Oro al máximo goleador y el Balón de Oro al mejor jugador y alcanzó el techo del mundo.

Después de casi cuarenta años, Italia recordará este jueves a “Pablito” con iniciativas en varias ciudades, entre ellas Vicenza, de la que fue elegido en 2020 ciudadano honorario.

La Asociación Italiana de Futbolista (AIC) creó el pasado agosto el premio Paolo Rossi al máximo artillero de la Serie A, que este año fue ganado por el portugués Cristiano Ronaldo, autor de 29 goles.

Andrea Montolivo