Ucrania y Moldavia tratan la crisis de gas y el Nord Stream2

0
25
706151

UCRANIA MOLDAVIA

Moscú, 22 oct (EFE).- Los ministros de Exteriores de Ucrania y de Moldavia, Dmitro Kuleba y Nicu Popescu, respectivamente, abordaron hoy la seguridad energética de los dos países ante la crisis del gas y la futura puesta en marcha del polémico gasoducto ruso Nord Stream 2.

“Un tema importante de las conversaciones fue la seguridad energética de nuestros Estados. Ya hemos proporcionado alguna asistencia a Moldavia y seguiremos cooperando en el suministro de gas”, afirmó en rueda de prensa Kuleba.

“La solidaridad de Ucrania con Moldavia en tiempos difíciles está fuera de toda duda. Juntos podremos superar cualquier presión de Rusia”, añadió.

El Gobierno moldavo ha pedido autorización al Parlamento para instaurar hoy mismo el estado de emergencia en el país debido a la crisis del gas, que ha provocado que las necesidades para este mes en esta república solo estén cubiertas en un 67 %.

Según dijo la primera ministra, Natalia Gavrilita, en una rueda de prensa en Chisinau, el déficit asciende a unos 16 millones de metros cúbicos en el mercado de gas de Moldavia.

Hace una semana, Moldavia ya anunció el estado de alerta en el sector después de que la compañía Moldovagaz informara de que el consumo de gas en el país supera el volumen que recibe de Rusia.

A la escasez de gas se suma la falta de contratos nuevos que puedan dar previsibilidad al Gobierno moldavo.

El contrato de Moldavia con Gazprom venció el pasado 30 de septiembre, aunque la gasística rusa lo prolongó el pasado día 1 durante un mes para dar tiempo a las partes a negociar uno nuevo.

Chisinau pide que Gazprom incluya en un nuevo contrato las tarifas del año pasado, ya que el precio actual es “injustificado e impracticable”, pero la parte rusa considera exageradas las exigencias moldavas.

Ante esta situación, Gavrilita anunció el martes pasado que el Gobierno negocia en paralelo a las conversaciones con Gazprom la compra de gas natural con Ucrania, Rumanía y Polonia.

Ucrania, a su vez. teme que Gazprom deje de suministrar gas a Ucrania una vez venzan los contratos en 2024, lo que no solo le privaría de una importante fuente de ingresos -recibe unos 2.000 millones de dólares al año por el tránsito- sino que daría vía libre para que Rusia intensifique su guerra contra el país.

Todo ello cuando Rusia está a la espera de la autorización del regulador alemán para poner en marcha el polémico gasoducto Nord Stream 2, que transportará gas ruso directamente a Alemania por el fondo del mar Báltico y eludirá, por tanto, a Ucrania.