Washington.- El presidente Donald Trump cambió de estrategia tras la derrota de su plan migratorio en el Senado y se ha puesto a trabajar con republicanos de la Cámara Baja para aprobar una ley que reduzca la inmigración legal, financie su muro con México y ofrezca una solución a los “soñadores”.

Trump se recuperó rápido del rechazo que recibió esta semana su iniciativa en el Senado y puso a su fiscal general, Jeff Sessions, a llamar a filas a los republicanos de la Cámara de Representantes, donde aprobar una ley es más fácil que en el Senado porque se necesita solo una mayoría simple.

En un comunicado Sessions pidió a los legisladores “trabajar juntos” para aprobar una ley migratoria que incluya los “cuatro pilares” que Trump exige para que cualquier ley reciba el apoyo de la Casa Blanca y, con la firma del presidente, pueda entrar en vigor.

Esos “cuatro pilares” incluyen dos ideas que resultan aceptables para buena parte de los legisladores moderados de la oposición demócrata: 25.000 millones de dólares para el muro con México, a cambio de una solución para 1,8 millones de indocumentados que llegaron a EE.UU. de niños, conocidos como “soñadores”.

Leave a Reply