La decoración de un hogar no se limita a crear un buen ambiente cuando vivimos en él, también hay que saber construir la atmósfera adecuada para que resulte atractivo cuando queremos vender la casa.

Vender es importante si queremos comprar. Y la venta, según los especialistas inmobiliarios, está· muy ligada al aspecto que presentemos de nuestro hogar. Unas fotografías que muestren un ambiente sucio y destartalado; con trastos de por medio o sobrecargado, no es el ideal para que alguien quiera visitarla.

El ‘home staging’ es una técnica de marketing, ‘una puesta en escena’, que consiste en preparar un inmueble para su venta. Una tendencia muy habitual en Estados Unidos que cada vez más se pone en práctica en otras latitudes.

Se trata de poner al día cuatro puntos básicos, al menos entre ellos la pintura, vaciado del inmueble, reparación de muebles, cambio de suelos y potenciar la luz. Teniendo en cuenta que la primera impresión es la que cuenta, y que donde primero se ve la casa es a través de internet, es fundamental que las fotografías sean realmente buenas.

Prácticos consejos

Las paredes deben de estar libres de desperfectos y manchas y, a la hora de pintar, lo mejor es optar por tonalidades neutras que aporten luminosidad.

Los muebles tienen que estar acordes al color de las paredes. Hay que evitar sobrecargar el espacio. Lo ideal es optar por muebles ligeros, que permitan que el paso sea fluido en la vida diaria. Piezas cálidas, incluso de diferentes estilos, que ofrezcan un ambiente acogedor, tanto, que den ganas de quedarse. 

La iluminación es un detalle primordial para los nuevos propietarios, tanto la natural como la artificial, razón por la que hay que cuidarla y orientarla para que ambas se combinen creando una buena atmósfera con las bombillas, que deben aportar la potencia adecuada para cada habitación.

Los expertos en decoración también aconseja despersonalizar la casa y buscar una decoración que pueda gustar a todo tipo de clientes.

Sugieren decorar con algún mueble vintage para atraer al público “millennial”, además de decorar con plantas que aporten frescura el recibidor o el comedor. Un público al que no le resulta desfavorable evitar los armarios y los espacios cerrados para colocar la ropa. Un toque moderno siempre da sensación de libertad, amplitud y tranquilidad.

Resulta una obviedad, pero no está· de más recordar que la vivienda debe lucir limpia, sin desperdicios en la mesa de la cocina ni menaje fuera de lugar.

SHARE

Leave a Reply