Tribunal prohíbe a ciudad de Indiana ser “santuario” de indocumentados

0
13
506096

JUSTICIA

Chicago (IL), 30 abr (EFE News).- Un tribunal de Indiana anuló la ordenanza que daba “santuario” a indocumentados en la ciudad de East Chicago, en una demanda que encabezó el grupo conservador y antiinmigrante Immigration Reform Law Institute (IRLI).

El estudio jurídico The Bopp Law Firm, que representó a los demandantes, declaró este viernes que la decisión del tribunal de Lake Superior es “una gran victoria” contra las políticas de santuario, que “protegen a los extranjeros ilegales, incluso a los que tienen antecedentes penales, de las autoridades federales de inmigración”.

Estos abogados también representaron a IRLI el año pasado en una demanda que impugnó con éxito una ordenanza similar en la ciudad de Gary, también cercana a la frontera de Indiana con Illinois.

En el caso de East Chicago, dice un comunicado, los abogados argumentaron, y el tribunal lo refrendó, que la ordenanza viola varios estatutos de Indiana que prohíben a los organismos gubernamentales del estado negarse a cooperar con las autoridades federales de inmigración.

Los estatutos, que IRLI ayudó a redactar, requieren que las jurisdicciones locales cooperen en la medida máxima contemplada en la ley federal.

“Nos complace que, después de un litigio prolongado, el tribunal haya reconocido el hecho obvio de que tales ordenanzas son ilegales en Indiana. No debe haber más ordenanzas de este tipo en el estado, y las que existen claramente violan la ley”, declaró en el comunicado el abogado James Bopp. Jr.

Por su parte, el director ejecutivo de IRLI, Dale L. Wilcox, aplaudió la decisión de la corte y dijo que “proteger” a los indocumentados no solo viola flagrantemente la ley de Indiana, sino que representa “un grave riesgo para la seguridad pública y la seguridad nacional”.

El comunicado menciona estimaciones del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE en inglés), según las cuales hay aproximadamente 2,1 millones de extranjeros con antecedentes criminales que viven en los Estados Unidos, de los cuales más de 1,9 millones son deportables.