Trabajadores esenciales expuestos a los que se niegan a usar mascarillas

0
33
227603

CORONAVIRUS TRABAJO

Los Ángeles, 29 jun (EFE News).- El rechazo a utilizar cubrimientos faciales por parte de algunos está originando cada vez más enfrentamientos entre clientes y trabajadores que, por hacer respetar las medidas para evitar la propagación del coronavirus, se están exponiendo a perder sus empleos e incluso a ser agredidos.

Mientras más ciudades y estados imponen el uso de tapabocas para tratar de detener los repuntes de casos de COVID-19 como resultado de la reapertura de negocios, las redes sociales empiezan a mostrar videos donde los consumidores se rehúsan, en algunos casos con formas desmesuradas, a utilizar estas herramientas de protección.

ESCUPITAJOS Y CIERRES

Un vídeo que circula este lunes en internet y en el que se ve a una mujer escupiendo a un empleado de una gasolinera en Colorado que le pide usar una mascarilla ha provocado fuertes críticas.

El trabajador seguía lo indicado en una orden ejecutiva firmada por el gobernador estatal, Jared Polis, en la que señala que los negocios no deben dar servicio a los clientes que no usen cubrimiento facial.

Este fin de semana otra mujer fue captada arrojando al suelo de un supermercado latino en Dallas (Texas) comida desde un carrito de compras después de que aparentemente le pidieran que usara una mascarilla.

Las confrontaciones entre clientes y empleados han sido de hecho la causa de que Hugo’s Tacos, en Los Ángeles (California), anunciara el cierre temporal de sus dos locales para proteger a sus empleados.

“Están agotados por los constantes conflictos sobre clientes que se niegan a usar mascarillas. El personal ha sido hostigado, llamado por nombres (insultantes) y se les arrojaron objetos y líquidos”, explicaron en un comunicado los propietarios del negocio con 15 años de existencia.

ATAQUES RACISTAS

Las agresiones contra los trabajadores que tratan de hacer cumplir el requerimiento de los cubrimientos faciales también han derivado en ataques racistas.

Este es el caso de Edgar Jimenez, conductor del servicio de transporte compartido Lyft, que tuvo una confrontación con un pasajero al que le pidió que usara una mascarilla mientras estaba en el carro.

El incidente ocurrido el 28 de mayo en Reno (Nevada) fue captado por la cámara que el conductor hispano instaló en su vehículo y difundido la semana pasada.

Las imágenes muestran como Edgar le pide al pasajero, un hombre blanco adulto identificado como Richard, se ponga una mascarilla o que cubra su boca con su camisa, situación a la que el hombre se negó, para luego cuestionar incluso la existencia de la enfermedad.

El pasajero amenazó a Edgar con darle una calificación negativa en la plataforma, le criticó su acento y le preguntó si había tomado clases de inglés y de dónde era originario.

“Eres ‘un espalda mojada’ (sic). Podría aplastar tu cráneo ahora mismo”, se escucha decir al hombre en el vídeo. El conductor logró que el pasajero se baje del vehículo tras decirle que iba a llamar a la Policía.

En un comunicado enviado a Efe, Lyft asegura que en la firma no se “tolera la discriminación” y que el comportamiento del pasajero “es despreciable y no tiene cabida en la plataforma”.

El pasajero fue eliminado como usuario de manera permanente de Lyft, la cual se puso con contacto con el conductor para ver de qué manera podía apoyarlo.

TRABAJADORES ESENCIALES

Desde el inicio de la pandemia, el Sindicato de Trabajadores Unidos de la Industria de Alimentos y Comercio (UFCW, en inglés), han presionado para que se reconozca la labor de los empleados en estos sectores.

“Como empleados esenciales, los trabajadores de supermercados frecuentemente se encuentran siendo ellos mismos los que se aseguran de que las regulaciones del condado y del estado sean cumplidas para proteger su seguridad y la seguridad de los clientes”, señaló a Efe Kathy Finn, secretaria tesorera de la filial Local 770 de UFCW.

Finn recordó que los supermercados “deben asegurarse que los clientes usen cubre bocas mientras hacen sus compras y cumplan con las reglas de distanciamiento social”

Estos empleados incluso lidian en el dilema de atender a clientes que aseguran tener problemas médicos y que por ende no pueden usar las mascarillas.

El viernes pasado en Los Ángeles, una mujer fue grabada en medio de una discusión luego de que otra clienta le pidiera que usara un cubrimiento facial en un local de la cadena de supermercados Trader Joe’s, ante lo que ella alegró estar eximida por recomendación médica.

EXCEPCIONES FALSAS

Pero lo cierto es que por internet también están circulando unas tarjetas falsas que excusan a sus portadores de utilizar un tapabocas, y sobre las que el Departamento de Salud de Los Ángeles ha tenido que emitir una advertencia en la que previenen que incluso llevan el logotipo del Departamento de Justicia.

Las tarjetas falsas dicen que “usar una máscara facial representa un riesgo mental y / o físico para mí. Según la ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA), no estoy obligado a revelarle mi condición”. También amenazan con fuertes multas para los negocios que les impidan el ingreso.

Las autoridades de salud de Los Ángeles recordaron que los residentes deben cubrirse la cara siempre que estén cerca de miembros de diferentes hogares.

Leave a Reply