Tornados en el Triad dejan un muerto y a miles sin energía eléctrica

0
738
Un sinnúmero de casas, un muerto y un aula móvil destruida dejó como saldo el paso de los tornados que afectaron a Greensboro y algunas áreas adyacentes.

Williams Viera | [email protected]

Greensboro, NC.- Árboles caídos, más de 50 mil usuarios sin energía eléctrica, 10 personas que llegaron a las salas de emergencia a los hospitales, un muerto, casas destruidas y vehículos aplastados sin que hayan sido cuantificados los daños por las autoridades, fue lo que dejaron varios tornados aislados que azotaron, en la madrugada y durante el día del pasado domingo, 15 de abril, distintas áreas del Piedmont Triad y en otras latitudes.

Esa actividad de la naturaleza, bastante ‘extraña’ en esta época de primavera en esta zona, dejó como consecuencia que 176 iglesias decidieran cancelar sus servicios religiosos.

Sin embargo, en la Santa María, ubicada en el 812 Duke Street, en Greensboro, la misa, oficiada por el sacerdote Abel Osorio, se cumplió bajo las luces de las velas luego de quedar sin electricidad y sin aire acondicionado tres minutos antes que un tornado pasara por un costado de la parroquia en donde el miedo se apoderó de los feligreses hispanos mientras se persignaban y elevaban sus oraciones en busca de protección.

“Vimos cómo se acercaba una nube oscura en forma de embudo que se movía de manera rápida. Eran las 5:15 de la tarde del domingo. A los niños al igual que a los adultos los ubicamos en el centro de la iglesia para evitar que los vidrios, si éramos impactados, les hicieran daño, pero gracias a Dios el tornado siguió sin tocarnos”, dijo el diácono Enedino Aquino.

La fuerza

Lo ocurrido, en opinión de la gente, ha sido algo inesperado porque “no teníamos constancia que esto podía ocurrir”, dijeron algunos llorando debido a los nervios.

La fuerza del viento fue capaz de destrozar varias casas en Nealtown Road, de acuerdo con las autoridades, y destruyó, al menos, un salón de clases móvil en Hampton Elementary, ubicado en Trade Street mientras que dos automóviles fueron volcados a lo largo de la avenida Phillips por la velocidad del viento que se movía entre 60 y 70 millas por hora.

A varias millas de ahí, según información oficial, equipos de emergencia rescataron a varias personas hispanas de casas derrumbadas a lo largo de la 158 West, cerca de Garrison Road.

De igual manera, en el noreste del Condado de Rockingham se registraron daños de consideración en las áreas de Grooms Road, Frank Road y Rocky Ford.

En tanto, en Reidsville los fuertes vientos levantaron una casa móvil y arrastraron 160 metros e hicieron cruzar la calle un vehículo el domingo en la noche. El incidente, sin embargo, produjo lesiones menores a los habitantes de la vivienda.

“Pocos problemas”

Vincent Rega, teniente del Departamento de Policía de Winston-Salem, informó, “la ciudad tuvo pocos problemas. Se registraron algunos árboles caídos y algunos cortes de energía”.

La lluvia cayó, según el Servicio Meteorológico Nacional, a una velocidad de 1 a 2 pulgadas por hora con lo que provocó inundaciones en algunos sectores urbanos que tienen un drenaje deficiente.

De igual manera, la Interestatal 77 estuvo cerrada en ambas direcciones, cerca del Condado Davidson, luego que las líneas eléctricas se cayeran durante la tormenta del pasado domingo.

Mientras tanto, Duke Energy reportó que en el Condado de Alamance, 4.772 usuarios se quedaron sin servicio eléctrico; en Caswell, 1.256; en Forsyth, 6.726; en Guilford, 29.669; en Rockingham, 2.239; y en Rowan, 1.056.

Destrucción en el recuerdo

El pasado miércoles se cumplieron ocho años de cuando un tornado EF3 atravesó parte de High Point y que dejó un largo rastro de destrucción en su camino.

La comunidad en general y en especial la hispana, lo recuerda como si hubiese ocurrido hace un instante.

“Sólo quedamos mi marido y yo. Lo que teníamos el viento se lo llevó como si la casa y el carro fueran de papel. El esfuerzo de nuestro trabajo se esfumó como el agua que se recoge en las manos”, dijo María Pascuala, quien comparte su vida con sus nietos en una casa móvil ubicada cerca del centro de High Point.

Lo ocurrido en el Piedmont Triad y la serie de tornados aislados que dejó casas con daño total y parcial, vehículos destrozados, cortes de electricidad, árboles caídos y explosiones menores debido a fugas de gas son algunos de los daños materiales que se registraron.

Por eso es válido lo que dijo Pascuala, a uno de los noticieros de la televisión de esta área, “la reconstrucción empieza ahora”.

Leave a Reply