El que una toalla huela feo, no significa necesariamente  que esté sucia. Puedes apenas haberla sacado de la secadora, creyendo que olerá delicioso y en cuanto la usas, vuelve ese desagradable olor que tanto has luchado por quitarle.

Para entender de una vez por todas cómo quitar ese mal olor a tus toallas, primero tenemos que entender qué es lo que hace que lleguen a ese punto… a ese aroma a humedad que resulta muy molesto al olfato.

Cada vez que le damos uso a una toalla o un paño es importantísimo extenderla para facilitar que se seque, preferiblemente en un lugar que no esté húmedo y donde le dé un poquito de sol. Puede ser sobre el respaldo de ese sillón que tienes en tu cuarto junto a a la ventana o en el baño mismo, donde quede bien extendida.

Otro factor que influye en este mal olor es no terminar el ciclo de lavado de las toallas. Es decir, las pones en la lavadora y luego se te olvidan por algunas horas y cuando decides pasarlas a la secadora, ya el olor a humedad se ha pegado. 

Para lograr que tus toallas huelan siempre frescas, no metas muchas a la vez, dales espacio para moverse con libertad dentro de la lavadora y ponlas en el ciclo de agua más caliente que tengas.

Para desinfectar  los paños o toallas blancas y eliminar ese olor a humedad, agrega una taza de cloro,. No uses suavizante o acondicionador para telas, ni líquido ni en toallita. Seca en secadora de ropa completamente, o mejor aún, seca al sol. Si después de secar notas que no se les ha ido el olor feo, repite el proceso.

Para las toallas de color, usa un asistente de lavado como Oxyclean, que contiene peróxido de oxígeno,  y lava en ciclo caliente.

Si eres amante de las soluciones naturales, a la hora de lavar tus toallas y agregar el detergente como se indica, también puedes agregar bicarbonato de sodio, algo así como media tasa.

Para los 3 métodos, dales a tus toallas o paños una última enjuagada antes de secarlos, con 1 taza de vinagre blanco para una carga grande de lavado.

El vinagre tiene la cualidad de ayudar a remover los restos de jabón y suavizante de ropa que se hayan depositado en las fibras, además ayuda a “suavizar el agua” y a que ésta limpie mejor los tejidos.

SHARE

Leave a Reply