Tijanóvskaya pide a la UE que la presión a Lukashenko vaya más allá de Ryanair

0
4
536478

BIELORRUSIA CRISIS

Bruselas, 26 may (EFE).- La líder de la oposición bielorrusa en el exilio, Svetlana Tijanóvskaya, pidió este miércoles a la Unión Europea (UE) que la presión de la comunidad internacional contra el régimen de su país “no se limite al incidente del vuelo de Ryanair”, avión al que se obligó a realizar un aterrizaje forzoso en Minsk para detener al periodista Román Protasevich.

“Pido al Parlamento Europeo que garantice que la reacción de la comunidad internacional no se limite al incidente del vuelo de Ryanair”, dijo Tijanóvskaya en una intervención telemática ante la Eurocámara, dos días después de que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE adoptasen nuevas sanciones contra el régimen bielorruso, incluido el cierre de su espacio aéreo.

“La respuesta debe afrontar por completo la situación de Bielorrusia, porque de lo contrario volveremos a vivir estas situaciones en el futuro, ya que (el presidente bielorruso, Alexander) Lukashenko se está convirtiendo en la Corea del Norte de Europa”, dijo la líder opositora.

“La estrategia previa de la UE de mantener una postura pasiva respecto al régimen bielorruso no ha funcionado”, lamentó Tijanóvskaya, a quien la Eurocámara concedió el año pasado el premio Sájarov a la libertad de conciencia.

Por eso, pidió expresamente a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, que colabore con ella en la creación de “un plan de apoyo completo para democratizar Bielorrusia”.

“Debemos hacerlo conjuntamente la presidenta Von der Leyen y yo para mandar un claro mensaje a los ciudadanos bielorrusos de que Europa se interesa por el futuro de Bielorrusia”, dijo la líder opositora.

En la cumbre que los líderes europeos celebraron esta semana en Bruselas, prohibieron a las aerolíneas bielorrusas –entre ellas la estatal Belavia– aterrizar en los aeropuertos de la UE y pidieron a las compañías comunitarias que no sobrevuelen el espacio aéreo de ese país.

Además, acordaron añadir a más personas a la lista actual de sanciones contra Bielorrusia, que actualmente incluye a 88 personas y 7 entidades, entre ellos el propio Lukashenko.

Tijanóvskaya pidió también “mandar un claro mensaje a Rusia y otros Estados que quieren abusar de la debilidad de Lukashenko, y que cualquier acuerdo o contrato firmado con él se revise y pueda ser anulado”.

Y reclamó que la UE no apoye financieramente al régimen e imponga un embargo sobre los productos bielorrusos derivados del petróleo y de la madera.

Bruselas, según recordó Von der Leyen el lunes, mantiene congelados 3.000 millones de euros a Bielorrusia “hasta que sea democrático”.