Tijanóvskaya asegura que las protestas han vuelto a Bielorrusia

0
11
464573

BIELORRUSIA CRISIS

Moscú, 26 mar (EFE).- La líder de la oposición bielorrusia en el exilio, Svetlana Tijanóvskaya, aseguró hoy que las protestas antigubernamentales para exigir la renuncia del presidente del país, Alexandr Lukashenko, han vuelto a las calles de Bielorrusia.

“Nuestra primavera ha comenzado”, señaló en un mensaje de su canal de Telegram, después de que la víspera pequeños grupos marcharan en Minsk y otras ciudades bielorrusas con motivo del Día de la Libertad, aniversario de la proclamación en 1981 de la República Popular de Bielorrusia.

Los bielorrusos protestaron en Minsk, Maguilov, Grodno, Brest y en pequeñas localidades como Droguichin en medio de un gran despliegue policial, dado que las manifestaciones no estaban autorizadas.

“Y pronto saldrá más gente (a la calle), porque esto es solo el comienzo”, señaló Tijanóvskaya.

Los efectivos antidisturbios encapuchados procedieron a detener sin motivo a personas paseando y también han practicado detenciones en los patios de barrios residenciales.

De acuerdo con los datos publicados este viernes por la organización de derechos humanos Vesná, en la jornada de ayer 245 personas fueron detenidas en 23 ciudades bielorrusas, de los que 176 fueron arrestadas en Minsk.

Las fuerzas de seguridad movilizaron a decenas de furgones camuflados como ambulancias para sorprender a los que osen alterar el orden público.

El Ministerio del Interior ha admitido el arresto de más de 200 personas el Día de la Libertad.

En Minsk se izaron banderas rojiblancas, símbolo de la independencia y del movimiento de protesta oposición, se lanzaron globos con los mismos colores y por la noche, en algunos barrios, se encendieron fuegos artificiales.

Los bielorrusos en el exterior se solidarizaron con sus conciudadanos en Vilna, Varsovia, Kiev, Moscú, San Petersburgo, Barcelona, Praga, Bruselas, Viena, Tel Aviv y Los Ángeles o Filadelfia, entre otras ciudades.

La oposición aprovechó esa jornada para dar el pistoletazo de salida a una nueva ola de protestas contra Lukashenko, reelegido en agosto de 2020 en uno comicios considerados fraudulentos por Occidente.

Las protestas llegaron a unir el año pasado a varios cientos de miles de personas en las calles bielorrusas, pero con el invierno se fueron apagando paulatinamente. EFE

cae/rml