Tiempo de penitencia y purificación

0
171

Estamos en Cuaresma, luego del Miércoles de Ceniza, día en el que, en las 197 parroquias católicas de las Carolinas, Norte y Sur, asistieron más de 500 mil feligreses.

Wiliams Viera | [email protected]

El hecho de que el genero humano esté inmerso en sus teléfonos móviles, como ningún otro dispositivo, porque nos cambió la forma en que trabajamos, en que socializamos o como vivimos el día a día, no ha permitido borrar un antiguo rito que se inició en el Siglo VI con el Papa Gregorio quien institucionalizó lo que se conoce como miércoles de Ceniza cuando aplicó en la frente de los feligreses ceniza en forma de cruz acompañada de las palabras “Polvo eres y en polvo te convertirás”.
Y desde ese instante el mundo celebra la Cuaresma. Es decir, en este momento estamos viviendo cuarenta días que permiten recordar el tiempo en el que Jesús pasó en el desierto de acuerdo con la Biblia, el libro más vendido y más traducido del mundo que tiene 1.200 páginas, divididas en El Viejo Testamento compuesto por 929 capítulos mientras el Nuevo Testamento está formado por 260 capítulos. Esa cantidad de páginas y de palabras se conocen en más de dos mil lenguas y dialectos.
En tal circunstancia, el pasado miércoles, 26 de febrero, miles de creyentes se dieron cita en las 197 iglesias católicas en las Carolinas, 105 en el Norte y 92 en el Sur, para recibir la imposición de la ceniza e iniciar el periodo de la Cuaresma, la cual termina en Semana Santa que, en el 2020, será del 5 al 11 de abril próximos.


Y mientras llegan esos días de reflexión y de oración, entre los mensajes que se escuchan desde los pulpitos está el de vencer a ‘los demonios’ de la desconfianza y apatía durante la Cuaresma en temas relacionados, entre otros, del TPS, de DACA y de las acciones de los agentes que trabajan con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE).
“Hay que dejar de correr sin sentido en la vida porque ese mandamiento de vivir acelerado dispersa, divide y termina destruyendo el tiempo de la familia, de la amistad o de los hijos”, han dicho desde pulpitos los sacerdotes hasta los pastores de las demás iglesias.
En este tiempo de Cuaresma se habla de ayuno y abstinencia. Ayuno para dejar de lado algunos gustos y hacer un sacrificio y abstinencia para no comer ‘carnes rojas’ que invitan, de acuerdo con el léxico religioso, al pecado.


En tal sentido, los religiosos católicos explican que la ceniza es una señal de una catástrofe y por ello nos hacen pensar en lo efímero que resultan las cosas. Cuando algo se acaba o desaparece, la comunidad afroamericana, blanca o hispana dice: “quedó reducido a cenizas”. Entonces, los pastores recurren a la Biblia y le dicen a sus seguidores: “Las Escrituras asumen esa significación y la propone para expresar la fragilidad y caducidad de la existencia humana de espaldas a Dios. Sin Él, perecemos irremediablemente”.

Un punto de vista
Desde el punto de vista global, el ayuno y la vigilia son todo lo contrario a lo que se cree, más que un sacrificio es la oportunidad que se brinda para poder entregar a los demás algo de uno mismo, para poder compartir el pan con quien no lo tiene, para ser capaz de entregar algo que uno aprecie mucho a quien lo necesite. Este período sirve para despojarse del egoísmo y pensar en los demás.
La Cuaresma termina el Miércoles Santo para dar paso al llamado Triduo Pascual, es decir, la celebración del Jueves, Viernes y Sábado Santo, la pasión, muerte y resurrección de Jesús.
Por eso, el color litúrgico de este tiempo es el morado, que significa luto y penitencia.

¿Por qué 40 días?
Los cristianos se están preparando para la Pascua. Este tiempo es considerado de penitencia y purificación.

¿Quién celebra la Cuaresma?
Las iglesias católica, ortodoxa, calvinista, anglicana, luterana, metodista y las ortodoxas orientales.

¿Cuánto dura?
Depende de la iglesia. En el rito hispano comenzó el pasado Miércoles de Ceniza, 26 de febrero, y termina el Jueves Santo 9 de abril.
¿Por qué 40 días?
El número remite a los creyentes a numerosos episodios bíblicos: los cuarenta días del diluvio, los cuarenta años que marchó el pueblo judío por el desierto, los cuarenta días que pasaron Moisés en el Sinaí con Dios o Elías en la montaña, los cuarenta días de Jesús en el desierto antes de comenzar su vida pública, etcétera.

¿Desde cuándo se hace?
Desde el siglo II hay referencias a un ayuno antes de la Pascua. Entonces, su duración variaba. En el siglo IV se fijó en los 40 días actuales.
¿Qué significado religioso tiene?
Es un periodo para “dirigir el espíritu hacia las realidades que son verdaderamente importantes” y mostrar “que hace falta un esfuerzo evangélico y una coherencia de vida”, como expresan, en esta época, sacerdotes y pastores.

¿Y qué tienen que hacer los creyentes?
La Iglesia llama a los fieles a confesar sus pecados graves, hacer buenas obras, ser solidarios con los que sufren y a renunciar a lo superfluo y suntuoso. La práctica más conocida y visible, sin embargo, es el ayuno.