Thanksgiving con sabor latino

0
153

Redacción HOLA News

Siguiendo el dicho, donde fueres haz lo que vieres, los inmigrantes en Estados Unidos hemos adoptado la tradición de celebrar el Thanksgiving, el Día de Acción de Gracias, sin embargo, lo hacemos a nuestra manera, y con las recetas propias traídas de nuestros países de origen.

En la fiesta nacional por excelencia existen muchas costumbres, dentro de ellas, y sin duda la más importante, es la cena que reúne familias alrededor de la mesa para comer pavo, y otros platillos tradicionales de la celebración, a los que los latinos hemos añadido elementos propios de nuestra cultura.

Así, el sabor latino se ha visto integrado al marinar el pavo con hierbas de la culinaria latinoamericana, o acompañando al ‘gravy’, la salsa tradicional, con pico de gallo o tomatillos verdes. Otros hacen la ’cranberry sauce’ con una reducción de ron caribeño, y en estas adaptaciones no puede faltar nuestros postres, ya sea un flan, un pastel tres leches o algún dulce de coco.

Pero aun sin los ingredientes que hemos ido agregando, en la celebración típica y únicamente estadounidense los alimentos que se consumen son producto de la geografía y el ingenio de las culturas prehispánicas de lo que hoy es América Latina.

“El pavo mexicano es el ancestro de todos los pavos que se consumen en el mundo”, afirma el investigador Eric Thornton, quien considera que le debemos agradecer su domesticación a los aztecas, y de hecho en México, Honduras y El Salvador al pavo se le llama guajolote, derivada de la palabra en náhuatl ‘huexolotl’.

Se considera que el pavo estuvo presente en la primera comida de Acción de Gracias entre los colonos europeos y los indígenas de la etnia Wampanoag, y que fue gracias al comercio azteca con sus vecinos del norte.

Los aztecas también son considerados los padres de la calabaza y del maíz, dos ingredientes esenciales para los tradicionales ‘cornbread’ y ‘Pumpkin Pie’.

El puré de papas o patatas, otro acompañante de rigor, también es oriundo de la América prehispánica, esta vez cortesía de los Incas, quienes domesticaron el originalmente tubérculo venenoso.

Irónicamente, muchos de los hispanos que viven en Estados Unidos agregan otros acompañantes y carnes a sus mesas del ‘Día del Pavo’.

Según estudios, el 52 por ciento de los latinos, que más disfrutan de la celebración de Thanksgiving, lo hacen creando platos mediante la combinación de recetas y platillos estadounidenses y de sus países.

Así, en las casas caribeñas los ‘mashed potatoes’ son sustituidos por el arroz, en las mexicanas el ‘corbread’ se convierte en tamales y muchos otros aprovechan la reunion familiar para compartir arepas o pupusas.

El turkey de twist latino

Ya sea con nopales, arroz con gandules o el típico ‘sweet potato casserole’, el pavo es y será el amo y señor de la noche de ‘Thanksgiving’, aún con la variedad de recetas de toque latino.

En el alarde de nuestra habilidad para fusionar culturas anglo e hispana, muchos damos las gracias a Dios por la vida y por todo lo bueno recibido durante el año, integrando el sabor latino en la gastronomía tradicional de esta festividad, así como el gran momento para celebrar con solemnidad le sigue la música y el baile, y no faltará vino, cervezas, tequila, ron, aguardiente o pisco.

Muchos puertorriqueños celebran el Día de Acción de Gracias con un pavochón, fruto de una receta autóctona en la que el pavo se condimenta y cocina al estilo del tradicional lechón asado.

Por otro lado, el sabor mexicano se siente en el relleno de carne molida y pan, al que se le agrega chorizo, chile jalapeño, y pasta de frijoles con hojas de aguacate, entre otros ingredientes. El ‘stufing’ se frie antes de incustrarlo en el pavo que bien podría estar aromatizado con romero, tomillo y orégano; y para marcar aun más la diferencia con el plato estadounidense, además le ponen salsa de mole.

La comunidad cubana tradicionalmente sirve el pavo, que llaman guanajo junto a un pernil y arroz blanco o frijoles.

En las mesas dominicanas suelen verse platos de ejotes y vainitas, como también es común que se sirvan una gran variedad de postres, siendo los pies de calabaza, nuez o manzana lo más popular, todo en ambiente de fiesta con bachata y merengue.

Pero cualquiera que sea el ritmo, o las recetas que aportan los latinos al ‘Thanksgiving’, todos lo celebramos con dicha y esperanza, y tal como lo hicieron los peregrinos damos gracias a esta tierra que alberga nuestra vida.

Leave a Reply