Austin.- Un nuevo tiroteo en una escuela provocó el viernes 18 de mayo la muerte de al menos 10 personas y otras 10 heridas, debido a los disparos de un estudiante  en Santa Fe, en las afueras de Houston, con lo que ya son 22 los tiroteos registrados en centros educativos en 2018.

El sheriff del condado Harris, en el que se encuentra Santa Fe, Ed González, aseguró en una rueda de prensa que “la mayoría de personas fallecidas son estudiantes” y que entre los heridos habría tanto jóvenes como adultos.

La Policía mantiene en custodia a un joven de 17 años, estudiante de la escuela, como principal sospechoso de los dispararos, e interroga a otra persona más en relación a su implicación en el hecho.

La mañana del viernes, cerca de las 8.30 am, un profesor vio a un alumno dirigirse hacía el centro educativo con un arma de fuego, por lo que decidió accionar la alarma de incendios y advertir al resto para que abandonaran el lugar.

Los estudiantes salieron corriendo de las aulas, momento en el que el sospechoso comenzó a disparar contra ellos.

El atacante estaba armado con un rifle estilo AR-15, una pistola y una escopeta.

Antes de los disparos, algunos estudiantes aseguran que se escucharon varias explosiones, hecho que posteriormente confirmó el Distrito Escolar de Santa Fe, tras el hallazgo de artefactos explosivos tanto dentro de la escuela como en los alrededores del campus.

“Se han encontrado dispositivos explosivos en la escuela secundaria y en las áreas adyacentes. Debido a la amenaza de estos artículos explosivos, los miembros de la comunidad deben estar atentos a paquetes sospechosos y a cualquier cosa que parezca fuera de lugar”, escribió el Departamento de Policía de Santa Fe en un mensaje de Twitter.

El presidente Donald Trump calificó de “terrible” el tiroteo y lamentó que este tipo de sucesos “han estado ocurriendo por demasiado tiempo” en el país.

Este es el peor tiroteo escolar después del sucedido el 14 de febrero en una escuela secundaria de Parkland (Florida) en la que fallecieron 17 personas y que provocó una ola de manifestaciones para pedir un mayor control sobre la venta de armas.

La líder estudiantil de las víctimas de Parkland, Emma González, una de las caras más visibles del movimiento a favor de mayores restricciones a las armas de fuego en Estados Unidos, criticó en Twitter a los políticos por sus habituales mensajes de condolencias.

Confirma muertos y heridos

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, informó  que el tiroteo provocó la muerte de 10 personas, la mayoría estudiantes, y otros 10 heridos que en estos momentos se encuentran hospitalizados.

En la rueda de prensa, Abbott reveló también que el principal sospechoso de la tragedia, Dimitrios Pagourtzis, de 17 años y estudiante del propio centro, obtuvo las armas del arsenal que su padre guardaba en el domicilio familiar.

El joven disparó contra sus compañeros armado con un fusil de asalto, una pistola y varios artefactos explosivos, entre los que se encontraban cócteles molotov elaborados por él mismo.

Según información obtenida del teléfono y el ordenador personal de Pagourtzis, la intención del sospechoso era suicidarse después de provocar la matanza.

El gobernador texano anunció que la próxima semana comenzarán diferentes mesas de debate para alcanzar un paquete de medidas, con el objetivo de evitar que “estas tragedias no se vuelvan a repetir en Texas”.

El defensivo de los Texans de Houston J.J. Watt pagará los funerales de los asesinados, un total de 10 personas, incluidos nueve estudiantes y un profesor, y otras 10 resultaron heridas cuando un joven de 17 años que portaba una escopeta y un revólver abrió fuego en la escuela secundaria, a unos 45 kilómetros al sur de Houston.

Poco después del tiroteo, Watt tuiteó: “Absolutamente terrorífico”.

Leave a Reply