Texas dejará de pagar 300 dólares a la semana por subsidio de desempleo

0
32
525917

ECONOMÍA

Miami, 17 may (EFE News).- Los desempleados en el estado de Texas dejarán de recibir la compensación federal por desempleo relacionada con la pandemia de la covid-19 a partir del próximo 26 de junio, anunció este lunes el gobernador, Greg Abbott.

La decisión del republicano incluye el suplemento semanal de 300 dólares por desempleo del programa federal de compensación y se debe, dijo Abbot, a que actualmente hay casi un 60 % más de puestos de trabajo disponibles en Texas que en febrero de 2020, es decir un mes antes de que la pandemia golpeara el país.

El anuncio se produce después de que la semana pasada los republicanos criticaran a la Administración del presidente, Joe Biden, al considerar que estas ayudas desincentivan la búsqueda de empleo y produzcan que hayan más puestos de trabajo que demandantes de empleo.

El gobernador indicó en un comunicado que, según la Comisión de la Fuerza Laboral de Texas (TWC), la cantidad de puestos vacantes en Texas es “casi idéntica” a la cantidad de texanos que reciben beneficios por desempleo.

Abbot rechazó que esta situación se deba a una baja remuneración, tal y como alegan los sindicatos y ha llevado en los últimos días a empresas como McDonalds a elevar los salarios para intentar reforzar sus plantillas, y dijo que las vacantes de trabajo actuales son “trabajos bien remunerados”.

En ese sentido, indicó citando datos de la TWC, casi el 45 % de los trabajos publicados ofrecen salarios superiores a 15,50 dólares por hora y cerca del 76 % paga más de 11,50 por hora.

Docenas de grupos empresariales habían pedido ya al gobernador cancelar los 300 dólares adicionales en el pago federal por desempleo, en una medida que se produce después de que una quincena de estados, todos ellos liderados por republicanos, ya hayan anunciado sus planes de hacer lo propio en las próximas semanas.

Abbott alegó que en esta etapa de apertura de la economía estatal, tras el parón de meses provocado por la pandemia, se debe “ayudar a los texanos desempleados a conectarse” con los más de un millón de puestos vacantes y combatir además “alto nivel de reclamos de desempleo fraudulentos”.

Según informó la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) la pasada semana, las solicitudes semanales del subsidio por desempleo en Estados Unidos quedaron por debajo de 500.000 por primera vez desde que empezó la pandemia.

Este dato, sumado al débil dato de creación de empleo en abril, cuando se crearon solo 260.000 puestos de trabajo frente al millón estimado por los analistas, desató las críticas republicanas al tercer paquete de estímulo fiscal, por valor de 1,9 billones de dólares.

Este estímulo incluía transferencias directas de efectivo de hasta 1.400 dólares a millones de ciudadanos y un fortalecimiento y una expansión de los subsidios de desempleo, así como ayudas a pequeñas y medianas empresas.