Teorías conspirativas en tiempos del COVID-19

El número de contagios continúa, los hospitales se colapsan, la gente se encierra y dice que perdió el trabajo y habla de conspiraciones pasadas, pero se pregunta si la actual pandemia es algo similar.

0
90
“Ese virus fue diseñado genéticamente como una arma biológica en la Universidad de Carolina del Norte en el Laboratorio BSL-3”. afirmó experto en inteligencia de EEUU.

Williams Viera | [email protected]

Mientras crece el número de contagiados en el mundo por el coronavirus y los hospitales se colapsan, teorías conspirativas relacionadas con la pandemia empezaron a circular entre allegados a la Casa Blanca y el gobierno de Pekín justo cuando las autoridades ordenaban el confinamiento de la gente en una situación que exige el acatamiento masivo de criterios científicos con el único objetivo de reducir los riesgos de la actual situación sanitaria.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los casos confirmados superan los 300.000 a nivel mundial mientras Europa es el epicentro de la pandemia con 130.000 contaminados. Italia contabiliza más de 4.000 muertos y su gobierno expresó que 793 personas fallecieron en un solo día, pero agregan: “¿Por qué el coronavirus está matando más a los hombres que a las mujeres?”. La tendencia en Italia es que el 60% de las personas con casos confirmados son hombres y el 70% de los muertos también son hombres. Las cifras de los italianos superan a las de China en donde se inició el brote.
Lo que sucede en territorio italiano y en España, segunda nación con más de 20.000 infectados y una cifra arriba de 1.000 muertos, alimenta la ansiedad de lo que se avecina para el resto de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.

La sombra…
La actual pandemia que vive el género humano se encuentra en la sombra de la teoría conspirativa impulsada por el gobierno chino y por gente cercana a la Casa Blanca.

Previamente se conocieron otras ‘conspiraciones’ que acapararon la atención y que quedaron en la memoria popular debido al éxito, en su momento, en la televisión como ‘La llegada a la Luna es un montaje televisivo de la NASA’, ‘Una raza de lagartos alienígenas domina el mundo’, ‘El gobierno estadounidense detrás del 11 de septiembre’ o ‘El sida fue creado por el hombre’, entre otros, pero ahora, con las redes sociales en su apogeo y la cantidad de información que se registra, falsa o verdadera, se habla de la declaración de Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Exteriores chino, quien escribió en Twiter y adjuntó un video del 11 de marzo de Robert Redfield, virólogo y director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, dirigiéndose a un comité del Congreso.

Redfield, en el video, dijo que algunas muertes por influenza en Estados Unidos se identificaron más tarde como casos de COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.
Redfield no dijo cuándo habían muerto esas personas o durante qué período de tiempo, pero Zhao señaló sus comentarios en apoyo de una teoría de conspiración cada vez mayor de que el coronavirus no se originó en la provincia de Hubei en el centro de China. No ofreció ninguna otra evidencia para el reclamo.

“Los CDC fueron atrapados en el acto. ¿Cuándo comenzó el paciente cero en Estados Unidos? ¿Cuántas personas están infectadas? ¿Cómo se llaman los hospitales? Puede ser el ejército de Estados Unidos que llevó la epidemia a Wuhan. ¡Sea transparente! ¡Haga públicos sus datos! ¡Nos debemos una explicación!”, dijo el funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de China el pasado 13 de marzo.

La tesis de la importación militar estadounidense del COVID-19 durante los Juegos Mundiales Militares, en octubre de 2019, y desde lo expuesto por el funcionario, en el país asiático ha ido cobrando impulso, en los medios oficiales y entre la población, la teoría de que Estados Unidos está detrás del patógeno.

Aquella exposición abrió un interrogante entre la población del mundo, pero horas después, es decir, el pasado 14 y 15 de marzo, en el canal de televisión de la Red de Noticias de Estados Unidos One America (OANN) transmitió un especial llamado “Exponiendo el coronavirus de China: los miedos, las mentiras y lo desconocido”.
Chanel Rion, corresponsal principal de la red en la Casa Blanca, sugirió durante el programa que el nuevo coronavirus, responsable de la pandemia actual, podía haberse originado en un laboratorio.
Entonces, uno de sus invitados, Greg Rubini, experto en inteligencia de Estados Unidos, dijo, “ese virus fue diseñado genéticamente como una arma biológica en la Universidad de Carolina del Norte en el Laboratorio BSL-3”.

Los planteamientos de Lijian y de Rion dieron rienda suelta a la nueva teoría conspirativa con el nombre de ‘El feroz virus llamado SARS-Cov-2’ por el que Washington y Pekín se lanzan puyas mientras la gente realiza diferentes conjeturas, pero creando diversas teorías conspirativas que van desde la guerra comercial emprendida por Estados Unidos contra China hasta saber qué nación consigue poner el virus bajo control y cuál de las dos reconstruye antes la economía.

Lo que sigue es como la historia misma. Las teorías conspirativas van a tratar de explicarla mientras se reciclan.

Leave a Reply