Templos católicos de Nicaragua se llenan de palmas por el Domingo de Ramos

0
5
467285

NICARAGUA SEMANA SANTA

Managua, 28 mar (EFE).- Los templos católicos de Nicaragua se llenaron de palmas este Domingo de Ramos, cuando cientos de fieles celebraron la entrada triunfal de Jesucristo en la ciudad de Jerusalén, pocos días antes de su muerte.

Aunque la recomendación del Episcopado era que los creyentes celebraran el Domingo de Ramos desde sus casas, para evitar la propagación de la pandemia de covid-19, muchos acudieron a las parroquias para participar de una de las tradiciones más importantes del catolicismo.

Como parte de las acciones para prevenir la covid-19 los católicos no realizaron la llamada “procesión de la burrita”, que recrea el ingreso de Jesucristo en Jerusalén, un evento que sí replicó el Gobierno de Nicaragua en los alrededores de algunas parroquias.

En la mayoría de templos, los católicos ingresaron manteniendo la distancia social y portando mascarillas, algo inédito hasta ahora, ya que en 2020 todas las actividades religiosas presenciales de la Semana Santa fueron suspendidas.

“Hoy, ante las situaciones especiales que estamos viviendo por la pandemia, no podemos realizar esos actos hermosos de nuestra piedad popular, pero sí vivimos con gozo y alegría los ritos propios del inicio de esta Semana Santa”, dijo el cardenal Leopoldo Brenes, en una misa dirigida en la Catedral Metropolitana de Managua.

En medio de un año electoral, Brenes cuestionó a los católicos: “¿A quién vamos a seguir, a un mesías temporal? No, Cristo es el enviado, el mesías por excelencia”, dijo.

También recordó que el reinado de Dios “tiene una carta de Constitución que no se está cambiando a cada rato, como sucede en el mundo, llega alguien que cambia la Constitución y la acomoda, no”.

Entre fines de 2020 e inicios de 2021 el Gobierno del presidente Daniel Ortega, al que la oposición clasifica como “dictador”, cambió la Constitución de Nicaragua para establecer la cadena perpetua, una acción criticada por los defensores de los derechos humanos.

Al igual que en todas las parroquias, Brenes dedicó tiempo a la “bendición de las palmas”, incluyendo cruces elaboradas de este material, que el purpurado pidió sean clavadas en las puertas de las casas, como tradicionalmente ocurre en Nicaragua.

En la fe cristiana la Cuaresma representa los 40 días que Jesucristo pasó en el desierto, practicando el ayuno y la abstinencia, antes de dedicarse a la vida conocida en la Biblia.

Para el cristianismo la Cuaresma es un tiempo de conversión y preparación, que lleva a vivir la fe con mayor intensidad, por lo cual, algunos creyentes se comprometen a realizar algún tipo de ayuno durante los 40 días que dura la Cuaresma.

En Nicaragua el 58,5 % de sus 6,5 millones de habitante se considera católico, según cifras oficiales.

467285467285