Telenor declara la pérdida total de sus operaciones en Birmania tras el golpe

0
11
509499

BIRMANIA GOLPE

Bangkok, 4 may (EFE).- La compañía de telecomunicaciones Telenor, con sede en Oslo, declaró este martes la pérdida total de sus operaciones en Birmania (Myanmar) a raíz del golpe de Estado militar del 1 de febrero, que ha sumido al país en la inestabilidad.

Los militares, que reprimen con brutalidad las manifestaciones en contra del mando castrense, impusieron a todas las operadoras del país hace ya 50 días la interrupción de la conexión a internet para los teléfonos móviles para evitar la retransmisión en directo de las movilizaciones.

Una orden de suspensión que no cuenta con fecha límite y que coincidió durante semanas con el bloqueo nocturno a la conexión a la red, levantado a finales de abril.

“Las restricciones prolongadas al internet móvil han afectado gravemente a la población de Myanmar y la economía del país, lo que ilustra la importancia de los servicios de conectividad”, apunta en un comunicado Sigve Brekke, presidente de Telenor, compañía que cuenta con 18,2 millones de usuarios en Birmania y donde comenzó a operar en 2014.

La compañía noruega, que también opera en otros países como Malasia o Dinamarca, cifra las pérdidas generadas por la situación de Birmania en 6.500 millones de coronas (más de 781 millones de dólares o casi 650 millones de euros) durante el primer trimestre, aunque indicó que estas no serán contabilizadas en su balance.

“Debido al empeoramiento de las perspectivas del entorno económico y empresarial (en Birmania) y al deterioro de la situación de la seguridad y los derechos humanos, vemos perspectivas limitadas de mejora en el futuro”, apunta Brekke, al remarcar que observa “una situación irregular, incierta y profundamente preocupante” del país.

Al menos 766 personas han perdido la vida debido a la violenta represión ejercida por las fuerzas de seguridad contra las manifestaciones en rechazo de la sublevación militar, según cifras de la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP), que también contabiliza en 3.614 las personas que mantienen detenidas, incluida la derrocada líder Aung San Suu Kyi.

Telenor pide a las autoridades birmanas “que restablezcan inmediatamente las comunicaciones sin obstáculos y respeten el derecho a la libertad de expresión y los derechos humanos”.

El Ejército birmano justifica el golpe de Estado por un supuesto fraude electoral en las elecciones del pasado noviembre, en los que arrasó el partido de Suu Kyi, como ya hiciera en 2015, y que cuentan con el aval de los observadores internacionales.