Taiwán solicita unirse al Acuerdo Integral Transpacífico

0
8
673296

TAIWÁN TRANSPACÍFICO

Pekín, 23 sep (EFE).- Taiwán ha solicitado de manera oficial incorporarse al Acuerdo Progresivo e Integral para la Asociación Transpacífica (CPTPP, siglas en inglés), uno de los mayores acuerdos comerciales del mundo, al que China había pedido unirse este mismo mes.

El representante comercial taiwanés John Deng aseguró este jueves en una rueda de prensa en Taipéi que uno de los principales obstáculos a los que tendrá que hacer frente Taiwán para unirse al pacto es el veto a la importación de productos japoneses procedentes de las zonas afectadas por el desastre nuclear de 2011, recogen medios locales.

El propio Deng anticipó el miércoles que también supondrá “un gran obstáculo para Taiwán” si Pekín se une primero al bloque comercial.

Según Deng, los estados miembros del CPTPP deberían revisar cada solicitud “caso por caso” basándose en si cumplen con los estándares requeridos.

“Después de presentar la solicitud, Taiwán comenzará conversaciones de adhesión con los once miembros del CPTPP para buscar su apoyo y conocer los problemas urgentes que más preocupan a cada uno de los miembros”, dijo Deng, citado por la agencia CNA.

El pasado 17 de septiembre, China anunció que solicitaba unirse al acuerdo meses después de que el presidente chino, Xi Jinping, manifestara que su país consideraría “de forma activa” su adhesión al pacto.

El CPTPP, que entró en vigor en diciembre de 2018, engloba a once países -entre ellos, la tercera economía mundial, Japón, así como México, Perú, Chile, Australia y Nueva Zelanda- y supone en torno al 13 % del volumen del comercio planetario.

El tratado es una versión actualizada de la Asociación Transpacífica (TPP, siglas en inglés), firmado el 4 de febrero de 2016, pero que entró en crisis a raíz de la decisión del expresidente de EE.UU. Donald Trump de retirar a su país de esa iniciativa en 2017.

El TPP original fue una de las dianas elegidas por Trump durante la campaña electoral que le llevó a la Presidencia de Estados Unidos para atacar acuerdos internacionales de libre comercio e insistir en la necesidad de lanzar nuevas negociaciones para renovar los pactos a los que se había comprometido Washington.