Tailandia dice que ha acogido a 500 birmanos pero los activistas lo niegan

0
8
469979

BIRMANIA GOLPE

Bangkok, 31 mar (EFE).- Las autoridades tailandesas insistieron este miércoles en que no ha expulsado a más de 2.000 refugiados birmanos que huyen de los bombardeos militares en su país y que han acogido a más de 500, algo que niegan los activistas en la zona.

Este éxodo de refugiados se debe a los ataques del Ejército birmano contra civiles en los territorios de la guerrilla karen, que ha mostrado su apoyo al movimiento civil de desobediencia contra los militares que tomaron el poder el pasado 1 de febrero en Birmania (Myanmar).

En un comunicado, el Ministerio de Exteriores tailandés afirmó que los refugiados que supuestamente ha acogido, todos de la minoría karen, son en su mayoría ancianos, menores y heridos, de los que siete estarían recibiendo tratamiento en un hospital.

“Estas personas no pudieron volver a través de la frontera ayer. A pesar de su deseo de regresar a casa, expresaron su miedo por los ataques aéreos. Las autoridades encargadas se encargarán del cuidado de este grupo y que esté preparado para el regreso cuando sea seguro”, dijo el Ministerio.

Precisó que hasta el 30 de marzo cruzaron a la provincia tailandesa de Mae Hong Son 2.897 refugiados karen, de los que regresaron 2.352 y 545 se quedaron en territorio tailandés.

Sin embargo, la Organización de Mujeres Karen (KWO, siglas en inglés) reiteró hoy a Efe que los refugiados, incluidos unos 1.100 menores, han sido expulsados a Birmania (Myanmar), incluidos los últimos 500 este miércoles.

“No es voluntario. Los soldados (tailandeses) dicen que no hay peligro en Birmania. Todos han sido expulsados”, dijo una líder de la KWO que no reveló su nombre por seguridad.

La activista afirmó que la información del Gobierno tailandés se contradice con las acciones del Ejército, que ha acordonado con alambre de espino la frontera y no permite la entrada de periodistas u ONG.

RECRUDECIMIENTO DEL CONFLICTO ARMADO

Desde el pasado sábado, aviones militares birmanos han lanzado bombas y disparado contra varias aldeas, causando la muerte de al menos tres civiles, incluido un niño, en una zona controlada por la guerrilla Unión Nacional Karen (KNU, sigla en inglés) cerca de la frontera con Tailandia.

La guerrilla karen atacó el día anterior un campamento del Ejército birmano, el mismo día en que el país celebraba el Día de las Fuerzas Armadas y al menos 90 civiles morían por los disparos de las policía y los soldados en las calles.

Grupos insurgentes de diferentes minorías éticas, que juntas representan más del 30 % de los 54 millones de habitantes del país, han luchado contra el Gobierno birmano durante décadas con la reivindicación de independencia o una mayor autonomía.

El KNU forma parte de una decena de grupos étnicos armados firmantes de un alto el fuego en 2015 y que negociaban un acuerdo de paz con las autoridades, aunque el diálogo se rompió el mes pasado debido a la brutal represión de las protestas contra la junta.

Más de 500 civiles han muerto, al menos un centenar de ellos el pasado fin de semana, debido a la represión de las protestas y más de 2.600 personas han sido detenidas desde el golpe, según datos de la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos de Birmania (AAPP).