Washington.- Numerosas organizaciones proderechos de los inmigrantes consideraron  “inaceptable” la última propuesta migratoria del presidente, Donald Trump, que permitiría acceder a la ciudadanía a 1.8 millones de indocumentados que llegaron a EEUU de niños a cambio de 25.000 millones de dólares para construir el muro y reforzar la seguridad fronteriza.

La cifra de 1.8 millones de inmigrantes es superior a los 690.000 jóvenes, conocidos como “soñadores”, que actualmente pueden trabajar y están protegidos de la deportación por el programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), cuya vigencia expira el 5 de marzo por orden de Trump.

Fernando García, director ejecutivo de Border Network for Human Rights, grupo ubicado en la localidad fronteriza de El Paso (Texas), calificó la propuesta como “inaceptable” y “contraria” a los valores fundacionales del país.

En este sentido, la activista de la Coalición de Comunidades Fronterizas, Andrea Guerrero, recalcó hoy en una conferencia telefónica el “enorme impacto” que tendría la hipotética construcción de un muro en las comunidades limítrofes.

Leave a Reply