Susana Diaz: Ayudando a las latinas en los exámenes de seno y el cáncer

0
320

Por: Page Leggett | Novant Health

Como coordinadora bilingüe de servicios a pacientes de la comunidad para el programa de prevención, educación y detección temprana en el Instituto de Cáncer de Novant Health, hago más que interpretar para mis pacientes que no tienen seguro médico.

Cuando empecé a trabajar en la prevención y detección temprana del cáncer en Novant Health hace 13 años, nuestro programa funcionaba principalmente en la comunidad afroamericana. Culturalmente, los latinos no están acostumbrados a ir al médico para la prevención. Crecí en Perú y allí, vamos al médico sólo cuando estamos enfermos. 

Además de la barrera del idioma para la comunidad hispana, existe la idea de que ir al médico cuando se siente bien no tiene sentido. 

Ahora, hay más demanda de la comunidad latina, y hago mucho trabajo tanto en las comunidades negras como en las hispanas. Cuando empecé a trabajar con nuestra unidad móvil de mamografía – en iglesias, escuelas, centros comunitarios – completamos alrededor de 50 o 60 mamografías de detección en un año. Ahora, proveemos 600 anualmente sólo en el laboratorio móvil, y casi el 50% de ellas son para pacientes de habla hispana. 

PACIENTES

Cuando una mujer viene a la unidad móvil, no es sólo para una mamografía de detección. También es para la prevención del cáncer de seno y la educación para la detección. Además, a cada mujer se le enseña la importancia de saber cómo se ven y se sienten sus senos para que esté consciente de si hay cambios. También discutimos la importancia de hacer un seguimiento de los hallazgos anormales de la mamografía. 

Si no tiene seguro médico, no va a ir al médico todos los años. Nuestros pacientes siempre están preocupados por cómo van a pagar. Les explico que el dinero de la beca nos permite ofrecer servicios de mamografía de forma gratuita. Así que, no tener seguro no es un problema. También les decimos que es un examen que deben hacerse anualmente a partir de los 40 años.  Además, hacerse una mamografía ayuda a encontrar el cáncer antes de que las mujeres sepan que está ahí. Y cuando detectamos el cáncer a tiempo, significa que el tratamiento es menos invasivo y la tasa de supervivencia es mayor. 

A las mujeres que se hacen su primera mamografía, les decimos que no es inusual que un médico las llame para una segunda mamografía. Se aprenden a anticipar ciertas reacciones. Les aseguramos que eso no significa que tengan cáncer. Yo les digo: “No tengan miedo. El médico sólo intenta ser minucioso y obtener la mejor imagen posible”. 

Pero hay veces en las que se llama a una mujer porque el médico piensa que puede haber cáncer y necesita una biopsia. En una biopsia, obtenemos unas pocas células de tejido mamario para poder examinarlas en busca de cáncer. 

AYUDA 

Si uno de mis pacientes va a recibir esa noticia, quiero estar allí con ella. Muchas de estas mujeres están en este país solas. Sus padres y hermanos están todavía en su país de origen. No quiero que nadie tenga que oír estas noticias sola. 

Este es un momento en el que puedo hacer mucho más que interpretar. Cuando un paciente escucha “cáncer”, en ese momento, no sabe qué pensar o preguntar. Algunas mujeres lloran; otras preguntan si van a perder el pelo. Algunas dicen, “No puedo decirle esto a mi familia. Mis hijos no deben saberlo”. 

Hago las preguntas que no se les ocurre hacer. Le digo a los doctores, “Voy a hacerles preguntas que esta paciente no hará porque no sabe qué decir”.

Estas mujeres suelen estar preocupadas por sus trabajos. Son muy trabajadoras y no quieren faltar al trabajo. Intento convencerlas de que su salud es lo primero.

Si mi paciente necesita ir al centro de infusión para la quimio, haré tiempo para visitarla. Voy al hospital para estar con los pacientes antes de que se operen.  

Para los pacientes con poco o ningún sistema de apoyo, trato de ser su sistema de apoyo. Una paciente mía, que era joven y no tenía hijos, ella y su marido estaban solos en este país. El marido la dejó cuando ella le dijo que tenía cáncer. ¡Él no podía lidiar con su cáncer! Ella estaba más deprimida por su partida que por su cáncer. Me sentí tan feliz cuando me llamó para decirme que estaba libre de cáncer. 

EQUIPO PROFESIONAL

No hago este trabajo sola. Tengo un sistema de apoyo en la oficina para ayudarme a dar el mejor cuidado a mis pacientes. Aunque yo sea la cara más familiar de los pacientes, todos se benefician del conocimiento y la compasión de todo nuestro equipo. 

Trato de ser positiva siempre. No lloro con los pacientes; eso no ayuda. Las apoyo. Si un paciente se preocupa por la pérdida de su cabello, le digo: “Eso no es importante en este momento. Volverá a crecer”. 

Les digo: “Esto va a pasar”. Si un paciente está molesto porque ha perdido el pelo, le digo: “Esas son buenas noticias. Eso significa que la medicina está funcionando!”

Hago un seguimiento de mis pacientes al final de su tratamiento. La enfermera navegante y yo les hablamos sobre la vida después del cáncer: cómo volver a la rutina, cómo elegir un estilo de vida saludable, el yoga y el ejercicio, qué hacer si uno empieza a sentirse mal otra vez. La información sobre los servicios de apoyo para el cáncer se proporciona a todos los pacientes para satisfacer sus necesidades durante y después del tratamiento. 

Me apasiona mucho lo que hago y lo encuentro muy gratificante. Siempre les digo a los pacientes desde el principio: “Si necesitan algo, llámenme. Si no sé la respuesta, trataré de encontrarla”. 

Leave a Reply