Soñadores de Carolina del Norte siguen en la lucha

0
97

Por Walter Gómez | [email protected]

Raleigh, NC.- Beneficiarios de DACA y aliados unieron sus voces en la oficina de Distrito del senador Thom Tillis,  en la capital del estado,  para pedirle que deje de lado el proyecto de su autoría denominado “Ley de Solución para Niños Indocumentados a través de Carreras Empleo Educación y Defensa de Nuestra Nación’  o ley SUCCEED, por sus siglas en inglés  y  que dé su apoyo a un  Dream Act limpio.

Otro grupo de jóvenes marchó por las calles para agradecer al legislador de Carolina del Norte la propuesta de ley que permitiría a los DREAMers mantener un permiso de trabajo por 10 años y, eventualmente, acceder a la ciudadanía.

Ambos grupos de soñadores, aunque con posiciones distintas, buscan la aprobación en el Congreso de alguna de las propuestas de Dream Act antes que termine el año.

Reunión fallida

A pesar de los esfuerzos de los activistas en programar una reunión con personal del senador Tillis, estos han sido infructuosos.

“Desde hace dos meses tratamos de confirmar una reunión. No solo aquí, en Raleigh, sino también en Washington D.C. y siempre hay una excusa para negarnos el encuentro”, dijo a HOLA News Eleazar Posada, Community Engagement & Advocacy Manager de El Centro Hispano, de Durham.

Posada, afirmó que SUCCEED es un proyecto dañino para la comunidad y solo beneficia a muy pocos de los más de 800.000 soñadores actualmente amparados bajo DACA.

“Tus derechos migratorios los estás dejando ir y firmas tu autodeportación prácticamente con este proyecto que está cargado de condiciones”, agregó el activista.

Para María López González, beneficiaria de DACA desde el 2012, el proyecto de ley de Tillis es una forma de “quitarnos de su espalda y decirnos yo los ayudé”. Pero el sentimiento de los jóvenes es que el proyecto del senador republicano no es la mejor alternativa para solventar su situación.

“Algo que ayude a los soñadores”

Mientras que durante las protestas realizada  en la mañana del pasado martes 21 de noviembre el mensaje de la convocatoria de las organizaciones El Pueblo y El Centro Hispano fue claro, alentando al pase de en un Dream Act limpio, por la tarde,  un grupo de padres y jóvenes marcharon con carteles de apoyo a SUCCEED.

“Estamos aquí para a animar a todos los soñadores y a la comunidad que nos apoyen por la urgencia y necesidad de hacer algo”, mencionó a HOLA News Sergio,  del grupo Fuerza y Libertad, formado en el este del estado.

“Apoyamos a los soñadores y si quieren este Dream Act uno no puede hacer la decisión por ellos, hay que apoyarlo y buscar que se apruebe lo más pronto posible”, aclaró el joven, cuyo grupo es una ramificación del grupo de trabajadores del campo, Floc.

Con carteles de agradecimiento a Tillis y una pancarta de ‘soñadores hacen grande América’, los participantes marcharon por la ciudad capital con destino al viejo capitolio.

“Quitar DACA me afectó. Queremos algo que nos resuelva nuestra situación”, finalizó Patricia Guzmán, beneficiaria del alivio migratorio impulsado por el expresidente Barack Obama.

Congreso vuelve al trabajo

El Congreso regresa esta semana al trabajo tras un breve receso con una nutrida lista de asuntos pendientes, desde una solución para el programa migratorio DACA hasta la subida del techo de deuda pasando por la reforma tributaria que quiere sacar adelante el presidente Donald Trump.

Mientras tratan de aprobar su reforma fiscal, los republicanos deberán llegar a un pacto con los demócratas para financiar, al menos a corto plazo, el Gobierno más allá del 8 de diciembre.

Los republicanos necesitan el apoyo de los demócratas y, por ello, Pelosi y Schumer aprovecharán para exigir una solución para los 800.000 jóvenes indocumentados que llegaron a E.E.U.U. de niños, y que lograron frenar su deportación gracias al plan DACA, proclamado en 2012 por Obama.

Trump anunció el 5 de septiembre el fin de programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), pero pidió al Congreso que aclarara la situación de los jóvenes soñadores en un plazo de seis meses, es decir, antes del 5 de marzo de 2018.

A pesar de las peticiones del ala más progresista de la bancada demócrata, Pelosi y Schumer han evitado amenazar directamente con cerrar el Gobierno si no se alcanza un acuerdo legislativo para DACA, pero han prometido que salvarán el programa de Obama antes de salir de vacaciones.

Varios republicanos moderados también han pedido al liderazgo de su partido que negocie para alcanzar una solución.

En esa legislación migratoria, Trump quiere incluir fondos para financiar su “gran muro” con México y para contratar a más agentes fronterizos, así como un sistema para agilizar la expulsión de menores centroamericanos y limitar la concesión de visas mediante un sistema de méritos.

Leave a Reply