“Soñadora” simboliza el descontento latino con senadora Sinema tras apoyarla

0
7
690839

INMIGRACIÓN ACTIVISMO

Los Ángeles, 8 oct (EFE).- La “soñadora” mexicana Karina Ruiz hace parte de los activistas que le recuerdan a la senadora demócrata por Arizona, Kyrsten Sinema, de tendencia centrista, que “está en deuda” con los latinos que votaron por ella y le urgen respaldar una reforma migratoria con camino a la ciudadanía.

Ruiz, que está protegida por el programa de Acción Diferida(DACA), se ha convertido en la cara más visible de la campaña para hacer que Sinema se manifieste a favor de incluir un proyecto de reforma migratoria en el plan de gasto social que quieren aprobar los demócratas en el Senado en solitario a través de la llamada “reconciliación” presupuestaria.

“No voy a descansar hasta escuchar una respuesta de ella sobre su apoyo a los inmigrantes, y los latinos. Sinema está en deuda con nosotros”, advirtió a Efe Ruiz, comparando este esfuerzo con el realizado en la campaña del 2019 a favor de la legisladora.

Sinema se convirtió en la primera demócrata de Arizona en más de 40 años en ganar un escaño en el Senado llevándose el reconocimiento de su partido por romper con el dominio republicano.

Parte de la victoria de la senadora se debió a la fuerte campaña que los grupos proinmigrantes habían iniciado años atrás. Ruiz fue una de las decenas de activistas que salió a buscar el voto a favor de la demócrata.

“En ese momento nos quería”, recuerda la activista, que es presidenta de la Coalición del Acta Sueño de Arizona.

SIN QUERER HABLAR

Pero la situación parece haber cambiado. El último encuentro entre Ruiz y la senadora fue el pasado lunes en un vuelo comercial que se dirigía de Phoenix a Washington, en el que la activista se acercó a hablar con la legisladora mientras grababa un video.

“Quiero saber si usted, como nuestra senadora, se puede comprometer para votar en favor de un camino a la ciudadanía para los inmigrantes que han esperado por mucho tiempo esta oportunidad?”, le pregunta Ruiz a Sinema

La activista continúa preguntándole a Sinema si apoyará dentro del paquete de reconciliación del presupuesto la propuesta para una reforma migratoria que beneficiaría a miles de jóvenes “soñadores” como ella amparados bajo el programa de la Acción Diferida (DACA).

En el video se puede ver a la senadora demócrata ignorar las preguntas y difícilmente levanta la mirada para ver a Ruiz.

Este fue el segundo pedido grabado en vídeo a Sinema. La senadora ya había sido confrontada por otras activistas en un baño en la Universidad del Estado de Arizona, en Phoenix, donde la demócrata imparte una clase.

Esta confrontación desató bastantes críticas por varios sectores que reprocharon la intromisión en asuntos íntimos, incluso por el presidente, Joe Biden.

Para Ruiz el problema radica en que Sinema ni siquiera quiere contestar a sus electores.

“La senadora parece que olvidó que ella es una servidora pública, y que debería escucharme a mi que vivo en Arizona, y a personas como mi hijo, que es un votante estadounidense”, acotó la soñadora mexicana.

LA PIEDRA EN EL ZAPATO

Los activistas proinmigrantes no son los únicos que han mostrado descontento contra Sinema, casi un tercio de los demócratas de Arizona ven a Sinema de manera desfavorable, según una encuesta reciente.

Sinema se está convirtiendo en una piedra en el zapato para los demócratas, opinó el profesor de Historia y Estudios Latinos en Pomona College Miguel Tinker-Salas, en declaraciones a Efe.

Y es que Sinema se ha opuesto a la reforma para acabar con la estrategia de bloqueo conocida como “filibusterismo” (“filibuster” en inglés). También votó en contra de el incremento del mínimo federal a 15 dólares.

Pero lo más preocupante para los activistas latinos es que se ha opuesto al proyecto de ley de gasto de los demócratas que sería aprobado por la “reconciliación” presupuestaria. Tampoco ha indicado públicamente qué quiere cambiar en el proyecto para apoyarlo.

EL COMPROMISO REAL

Ruiz fue una de las activistas que estuvo toda la semana en Washington participando de los llamados a los demócratas para que no dejen a la reforma migratoria con un camino a la ciudadanía fuera del plan de gasto. En una de las acciones se rapó el cabello en un símbolo de “rebelión y compromiso”.

La activista está buscando la forma de hacerle llegar parte del cabello a Sinema como parte del mensaje de que los “inmigrantes lo han dado todo por Estados Unidos y ya es hora de que se les reconozca el esfuerzo”, indicó.