Soñadora recibe beca para seguir en la universidad

0
85

Por Mayra Arteaga | [email protected]

• Tras ver frustradas sus ilusiones de perseguir una carrera universitaria, la activista Arlín Téllez ganó una beca total de $80.000 para estudiar en Trinity Washington University.

Charlotte, NC.- Como un incentivo a la continuidad de su lucha por los Dreamers fue como la mexicana Arlín Téllez, de 18 años, recibió el anuncio de su selección para recibir la beca DREAM.US, que le permitirá asistir gratuitamente a la universidad.

“Cuando recibí el correo electrónico en el que me indicaban que me habían asignado la beca no lo podía creer”, dijo emocionada. “Esta era la respuesta a mis sueños y anhelos y es lo que me va a permitir hacer sentir orgullosos a mis padres”, agregó.

Y es que Téllez, cuya cobertura de DACA expira en junio próximo, era una de miles de ‘soñadores’ que se quedaban fuera del beneficio migratorio, luego que el presidente Trump decidiera acabar con el programa el pasado 5 de septiembre. Un hecho que la llenó de frustración cuando el anuncio inicial fue hecho el año pasado.

“En el momento que me di cuenta que quedaba fuera de DACA fue como si hubiesen tomado mis sueños y los hubiesen estrellado contra el piso. Me sentí devastada”, dijo la joven a este medio.

Sin embargo, hoy con una nueva visión de sí misma y beneficiaria de una la importante beca Dream.US, la joven se prepara para iniciar en agosto próximo sus estudios por cuatro años para lograr una carrera en Relaciones Internacionales.

En una primera aparición pública el 5 de septiembre pasado, Arlín Téllez contó su historia y frustración ante la cancelación, en aquel momento, del programa DACA./ Foto archivo.

“Me han otorgado $80.000 para estudiar en  Trinity Washington University y no puedo estar más feliz y honrada de haber recibido esta oportunidad. Cuando apliqué a la beca en enero lo hice pensando en la oportunidad de poder estudiar, pero cuando me respondieron que había ganado me alegraron la vida, me devolvieron la esperanza”,  dijo ilusionada la joven.

En Washington, la soñadora participa en actividades de protesta y gestión del Dream Act en el Congreso federal./ Foto cortesía.

Nace una líder

Arlín llegó a Estados Unidos en 2003, cuando apenas tenía 4 años y sus padres decidieron emigrar  para huir de la violencia y pobreza que vivían en su natal Hidalgo, México.

Su familia se estableció en Gastonia, una población al suroeste de Charlotte, casi en la frontera con Carolina de Sur. Ahí, la niña cursó sus estudios y en 2017 se graduó de secundaria, siendo una alumna aplicada y con buenas notas. “Pero sabía que al menos aquí en Carolina del Norte ir a la universidad era casi imposible pues los jóvenes DACA debemos pagar tarifas como estudiantes internacionales, hasta tres veces más de lo que paga un estudiante residente”, comentó.

Viendo limitadas sus opciones, esta ‘soñadora’ comenzó a ahorrar para poder pagar sus clases, al menos, en un colegio comunitario, aunque también consideró regresar a México para perseguir su educación superior.

Ante la expectativa de que el presidente Trump cancelara DACA, el grupo local Comunidad Colectiva contactó a Arlín para que contara su historia en la protesta realizada en Charlotte el 5 de septiembre. Con temor la joven aceptó.

“Nunca pensé que iba a contar que soy  indocumentada en público pero la experiencia me cambió la vida. No me había sentido con tanto poder de abogar por mi misma ni por mi comunidad como esa tarde y fue allí cuando entendí que no podía seguir sin tomar acción y que tenía que  luchar por los derechos de los soñadores”, explicó la joven.

Esa participación pública fue el evento de creación de una líder juvenil que en muy poco tiempo se integró a organizaciones como Students for Education Reform y United We Dream, dos de las más representativas a nivel nacional  en la defensa de los  ‘soñadores’.

Desde septiembre y hasta la fecha, Arlín ha participado en múltiples actividades comunitarias que incluyen sentadas en las oficinas de varios legisladores en el Congreso federal. “Cuando ya no tienes nada que perder te das cuenta que has perdido hasta el miedo”, dijo la ‘dreamer’ al confesar que ha considerado en varias ocasiones hacerse arrestar si eso ayuda a poner los ojos de los legisladores en la importancia de resolver el limbo legal de los protegidos bajo DACA y aquellos que no lograron la cobertura.

Ahora, cuando en agosto se mude a Washington, DC, Arlín espera seguir trabajando en las organizaciones a las que pertenece con una meta clara: “vamos a conseguir no solo que se proteja DACA, sino que se pase un Dream Act limpio, con camino a la ciudadanía. No vamos a esperar a que la Corte Suprema decida sobre nosotros. Nosotros somos capaces de defendernos a nosotros mismos y crear un cambio y es justo lo que estamos haciendo”, sentenció la joven.

Leave a Reply