Más de 9.150 los desplazados por el ataque yihadista en Mozambique

0
11
472631

YIHADISTAS MOZAMBIQUE

Maputo, 2 abr (EFE).- Más de 9.150 personas.entre ellos miles de menores, se han visto desplazadas por el ataque yihadista perpetrado el pasado 24 de marzo en la ciudad de Palma, en el norte de Mozambique, informó hoy la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Al menos 9.158 personas -casi la mitad niños- han llegado desde Palma a los distritos de Nangade, Mueda, Montepuez y Pemba, en la provincia de Cabo Delgado, lo que implica un aumento de unas mil personas respecto a las cifras publicadas este jueves.

La OCHA precisó en un comunicado que “se cree que miles más están desplazadas dentro del distrito de Palma”.

Más de una semana después del ataque cometido por el grupo yihadista Al Shabab, “la situación de seguridad sigue siendo inestable y miles de personas se desplazan en busca de seguridad y asistencia”, insistió la Oficina de la ONU.

Todavía siguen aflorando testimonios de los supervivientes. Un joven militar, que se encontraba en uno de los puestos del Ejército en Palma y tuvo que huir para salvar la vida, dijo a Efe que los atacantes irrumpieron como “abejas gritando Allahu Akbar (Alá es el más grande)”.

“Además de cortarles la cabeza, les quitan el corazón y otros órganos a la gente”, confió el joven soldado.

“Vi a más de cincuenta insurgentes disparando (…) y uniformados como si fueran las Fuerzas de Defensa y Seguridad, lo que los diferenciaba era una cinta roja atada alrededor de la cabeza”, recordó Ibrahimo, a quien dispararon mientras intentaba escapar.

Ibrahimo no puede olvidar los “cuerpos de muertos esparcidos” por Palma y, aunque está vivo y recuperándose en un centro de salid, está desesperado: “no sé dónde está mi familia, perdí todo”, lamenta.

Las informaciones son aún difíciles de verificar debido a que las telecomunicaciones no funcionan en la localidad, donde el Ejército de Mozambique sigue con su “operación de limpieza” para eliminar focos de resistencia e intentar hacerse con el control de la urbe.

Este ataque es el más grave ocurrido recientemente en Cabo Delgado desde el inicio en 2017 de la insurgencia de Al Shabab en esta provincia, que ha desplazado ya a cerca de 700.000 personas de sus hogares y ha causado miles de muertos.

Pese a ser homónimo del grupo yihadista somalí, Al Shabab en Mozambique no está vinculado a esa organización terrorista leal a la red Al Qaeda, sino al Estado Islámico (EI).

Este miércoles, el presidente de Mozambique, Filipe Nyusi, en sus primeras declaraciones sobre el ataque, minimizó el suceso señalando que “no fue el más grande de los muchos que tuvimos, pero tiene el impacto de haber ocurrido en una zona, en la periferia de los proyectos (gasísticos) en marcha en esa provincia”.

Según la ONU, más de 110.000 ciudadanos vivían en el distrito de Palma, del que es capital la urbe homónima, incluidos más de 67.000 residentes y 43.600 personas que buscaron refugio en la ciudad tras ser desplazadas de otras partes de Cabo Delgado por la violencia.

Palma es una ciudad próxima a proyectos millonarios gasísticos, uno de los principales en manos de Total, que decidió suspender las operaciones que planeaba reanudar esta semana en la zona.

La crisis humanitaria en Mozambique va en aumento mientras los yihadistas queman pueblos enteros, decapitan a personas, incluidos menores, y cometen otros crímenes, según advirtió la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) el pasado 22 de marzo.

472631