Solé (ERC) pide a Portugal que anime a España al diálogo con Cataluña

0
4
399639

CRISIS CATALUÑA

Bruselas, 20 ene (EFE).- El eurodiputado de ERC Jordi Solé pidió este miércoles al primer ministro portugués, António Costa, que durante su presidencia semestral del Consejo anime a España a “dar pasos claros hacia el diálogo” con Cataluña, así como hacia una solución para los líderes independentistas en prisión.

“Le pido a usted, primer ministro, como titular de la presidencia del Consejo (de la UE), que anime al Gobierno español a dar durante este semestre pasos claros hacia el diálogo con Cataluña, la negociación política con el Gobierno catalán y una solución para nuestros líderes independentistas, que para nosotros debería basarse en una ley de amnistía”, dijo Solé.

El eurodiputado de ERC se dirigió a Costa durante un debate en el Parlamento Europeo sobre las prioridades de la presidencia portuguesa del Consejo, que comenzó el pasado 1 de enero.

Solé aseguró estar contento de ver en el programa de esta presidencia “varias referencias sobre la necesidad de mejorar la democracia, el Estado de Derecho y los derechos fundamentales en la UE”, pero dijo haberse quedado “perplejo” por no ver “ningún avance real para superar las graves situaciones que estamos atravesando sobre estos temas”.

“Estoy seguro de que estará de acuerdo con que el hecho de que un Estado miembro mantenga en la cárcel o en el exilio a políticos y activistas de la sociedad civil durante más de tres años, por apoyar un voto democrático en Cataluña, es algo insostenible”, incidió Solé, que consideró que esta situación “contradice los valores de la UE”.

El diputado de ERC ya había usado su turno de palabra en el discurso del estado de la UE en 2018 para invitar al entonces presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a visitar a los políticos catalanes independentistas en prisión, e hizo lo propio en 2020 para pedir a la actual presidenta, Ursula von der Leyen, que instase al Gobierno español a negociar “una solución para Cataluña basada en el respeto y la democracia real”.

La Comisión Europea (CE) considera la situación en Cataluña “un asunto interno de España que tiene que abordarse de acuerdo con su orden constitucional”.